Tras una semana de intensa actividad sísmica en la zona de Cumbre Vieja, en La Palma (Canarias), finalmente ha entrado en erupción el volcán. A las 15:30 (16:30 hora Peninsular) estallaba una de las salidas de lava en la isla. Un evento que se esperaba desde el pasado sábado 11 de septiembre cuando comenzó el enjambre con más de 25.000 terremotos. Las autoridades ya habían decretado la alerta ámbar en la zona, incluyendo Los Llanos, Fuencaliente, El Paso y Mazo.

Tras un evento de magnitud sísmica de 4,2 y tras una madrugada complicada con algunos de los temblores más importantes, durante la mañana de hoy se inició la evacuación en los núcleos de Las Manchas (Las Manchas de Abajo, Jedey, San Nicolás y El Paraíso), que comprende los municipios de El Paso y Los llanos de Aridane. En El Charco (Fuencaliente), La Bombilla (Los llanos de Aridane y Tazacorte) y el Remo y en Puerto Naos (Los Llanos de Aridane). Primero a las personas con movilidad reducida y después a toda la población general.

Tras la erupción se mantuvo en ámbar el semáforo volcánico, pero intensificando las acciones de protección civil en La Palma. También se facultó a la Dirección Técnica para activar la evacuación selectiva de otras zonas de en Cumbre Vieja, si fuera necesario.

Con una profundidad cero, casi al nivel de la superficie según los primeros datos de los vulcanólogos, las primeras imágenes del volcán en Las Manchas en La Palma ya ha comenzado a expulsar intensas nubes de ceniza. Las primeras declaraciones de los expertos apuntan a una erupción fisural o estromboliana con entre cinco y siete bocas de salida a la superficie, unas que venían estudiándose tras las variaciones de hasta 15 centímetros del nivel del terreno y por las que habrían salido las primeras columnas de lava y ceniza. Unas que han obligado a replegar a los equipos de estudio en la zona a otras posiciones seguras. También se comienzan a observar grandes explosiones de lava y las primeras coladas de lava recorriendo la zona.

Las autoridades de la zona y el comité de expertos en la zona no pueden asegurar, hasta el momento, nuevas erupciones a lo largo del día o la intensificación de la actual.

Recomiendan avisar a las autoridades avisar al 112 en caso de sentir temblores, cambios en la superficie de la zona, ruidos, gases, cenizas o aumento de la temperatura del agua de pozos. Así como seguir las indicaciones de los servicios de seguridad que afirman que, hasta el momento, no hay peligro para la población. El cambio al semáforo ámbar estaría enfocado al cambio de la situación con la erupción, que no a las grandes urbes. Pese a todo, se recomienda tener preparado todo lo necesario para salir de casa en caso de ser necesario.

A las 19:22, tras comprobar el camino que estaban tomando las coladas de lava, se ha optado por subir el semáforo volcánico a nivel rojo, el de máxima alerta. Además, a lo largo de la noche se ha procedido a la evacuación de unas 5.000 personas. Mientras tanto, la lava ha engullido ya varias decenas de casas.

Erupción estromboliana

Este tipo de volcanes son altamente comunes, y en este caso se está manifestando deuna forman más tranquilos o pacífica dentro de la magnitud del evento. También son los más comunes en la zona de La Palma en su histórico de erupciones. En este caso, la salida de la lava se produce por varias aperturas en Cumbre Vieja, cerca de la zona de Las Manchas, que por suerte no está muy poblada. Esta primera erupción, captada por las cámaras atentas, es de tipo estramboliano.

Este tipo de erupciones son, más bien, explosiones de lava hacia el exterior que se producen entre períodos de calma. El nombre viene del volcán Estrómboli que eructaba estas explosiones de lava cada diez minutos; pero no ha sido el único. De hecho, en plena pandemia de coronavirus, en abril de 2020, el Etna también tuvo una erupción de este tipo. Y apenas un año después, volvía a cobrar vida y echar lava. En este caso es importante señalar que el Etna es el volcán más activo de Europa, así que no es de extrañar que entre en erupción con tan poco margen de tiempo.

"Es necesario determinar la situación del evento y ver cómo está saliendo la lava a la superficie a través de las grietas, eso es lo que nos mantiene ahora ocupados con el objetivo de obtener datos", ha comentado David Blanco, portavoz de Involcán en declaraciones a TVE. "Prefiero hablar de baja explosividad que de una erupción tranquila". "La lava es viscosa, es uno de los primeros datos que tenemos seguros", ha señalado el portavoz. "Todo puede cambiar en apenas unos minutos, por eso estamos analizando todos los datos".

En los próximos días la situación irá mejorando; pero por el momento hay muchos factores a tener en cuenta. "En estas primeras partes podemos tener eventos caóticos por las fisuras, posibilidad de agua o piroclásticos. La lava además está entrando en un pinar y puede que tengamos conatos de incendios". "En estas primeras fases tenemos mucho magma presionando por salir a la superficie y puede que en los próximos días se rebaje un poco, pero ahora mismo la situación es tensa para nosotros porque tenemos que reestructurar todas las estaciones de análisis", indica.

Los otros volcanes de La Palma

Cumbre Vieja es uno de los complejos volcánicos más activos de Canarias

Además de Cumbre Vieja, la isla de La Palma tiene otra zona con volcanes, aunque en la actualidad están inactivos. En el caso de esta erupción, el volcán forma parte de la Caldera de Taburiente. Este cráter mide 9 kilómetros de diámetro y ahora forma parte de una reserva natural.

Por otra parte, en la propia zona de Cumbre Vieja se han producido varias erupciones, tanto en el último siglo como en anteriores. El último en escupir lava fue el Teneguía, en 1971. El paso del tiempo ha querido que esta nueva erupción se cumpla justo en el aniversario de los 50 años de la anterior. Unos años antes, en 1949, San Antonio también decidió escupir lava. Antes de estos tres, también lo hicieron los de San Juan, Tacande, Tihuya, Martín, Fuencaliente y el Charco. No son volcanes diferentes, al fin y al cabo Cumbre Vieja es un complejo volcánico. Y es, de hecho, uno de los más activos de las Islas Canarias.