Apple está interesada en explorar las posibilidades de RISC-V, una arquitectura que compite con ARM, la tecnología que ya se viene utilizando en los procesadores de los iPhone, iPad y Mac más recientes. Las intenciones de la compañía de Cupertino salieron a la luz gracias a una oferta de empleo.

El profesional interesado debe contar con formación en matemáticas, ciencias de la computación o ingeniería informática. Apple pide una "excelente comprensión y conocimiento de la arquitectura RISC-V" y de la microarquitectura NEON de ARM. Además, fuertes conocimientos en eficiencia computacional y programación en ASM y C.

Como era de esperarse, la oferta de empleo no brinda detalles sobre los planes de Apple con la arquitectura RISC-V. Simplemente se limita a decir que el experto seleccionado trabajará en "soluciones innovadoras y rutinas de vanguardia (…) como el aprendizaje automático, los algoritmos de visión, el procesamiento de señales y video".

Apple, RISC-V y el futuro

Foto por Laurenz Heymann en Unsplash

Precisamente, el puesto está ubicado bajo la órbita de Vector and Numerics Group de Apple, que diseña subsistemas integrados para casi todos los productos de la compañía. En este sentido, el uso de RISC-V tendría que ver más con una solución de soporte que como un procesador principal del sistema.

Una de las ventajas que ofrece RISC-V es que, a diferencia de ARM, es que es abierta y libre (Open Source). Por consecuencia, Apple o cualquier otro fabricante puede utilizarla para crear sus propios chips. Eso sin la necesidad de pagar licencias, algo que puede resultar particularmente atractivo para los de Cupertino.

Aunque algunos podrían pensar que la arquitectura RISC-V sería perfecta para reemplazar a ARM y así conseguir una enorme independencia por parte de Apple, la realidad es que ese escenario es muy poco probable. Los de Cupertino están en plena transición de Intel a sus propios procesadores, un plan que les ha tomado años de planificación.

No obstante, en el mundo de la tecnología no está todo dicho. La dinámica de estos tiempos muestra que hay un creciente interés en la RISC-V. A principios de junio surgió el rumor de que Intel podría comprar SiFive, una compañía que diseña soluciones en esta prometedora arquitectura, para destronar a ARM.