Una de las tareas que requieren más tiempo en informática personal es la de formatear y reinstalar Windows 10. Sin embargo, resulta inevitable si un PC ha sido infectado por malware o ransomware y los datos son irrecuperables. O si el rendimiento del equipo ha bajado mucho por culpa de aplicaciones y otros archivos que se acumulan a lo largo del tiempo. Restaurar Windows 10 suele ser una opción más rápida hoy en día, pero tiene el inconveniente de que no te permite personalizar lo que quieres salvar, salvo tus archivos personales.

Tanto si eres partidario de formatear y reinstalar Windows 10 como si prefieres restaurar Windows 10 para ahorrar tiempo, hay una tercera solución. Y es que ambas tareas suponen una inversión de tiempo y esfuerzo que aumenta si tienes que gestionar dos o más ordenadores en la misma situación. ¿Y si pudieras devolver Windows 10 a un estado previo en el que todo estaba limpio y ordenado y todo funcionaba como la seda?

Reiniciar y restaurar a cuando iba bien

Pongamos que tienes varios equipos de acceso público. Algo habitual en hoteles, librerías, aulas de informática, cafés online, etc. Al cabo de un tiempo, el uso de esos ordenadores hace que se llenen de archivos, instalaciones, aplicaciones, desconfiguraciones… Vamos, que la mejor solución es formatear o restaurar y vuelta a empezar.

Sin embargo, ¿no sería mejor que todos esos desajustes desaparecieran en cuanto reiniciaran esos ordenadores? Reiniciar y restaurar Windows 10. Reinicias y tu Windows 10 vuelve a estar como la última vez, con las aplicaciones, archivos y configuraciones que dejaste previamente. O dicho de otra forma. Configuras tu PC con Windows 10 de manera que en cada reinicio, todo volverá a ese estado perfecto que habías configurado.

Hay varias herramientas para hacer esto posible. Una de las más longevas y, además, gratuita, es Reboot Restore Rx. Sus responsables cuentan también con una aplicación muy similar, RollBack Rx. Esta última está disponible en dos versiones de pago y una gratuita para uso doméstico. Sin embargo, dejó de recibir soporte oficial hace dos años. Con todo, sigue funcionando y es compatible con Windows XP, 7, 8, 8.1 y 10, tanto en las ersiones de 32 como de 64 bits.

Pero volvamos a Reboot Restore Rx. A partir de la configuración que hayas hecho, podrás restaurar Windows 10 cada vez que reinicies el PC. Windows 10 volverá a su estado anterior, al que configuraste previamente. Así evitarás que quede rastro de historiales de navegación, descargas de archivos, posible malware, etc.

Como decía antes, puedes usarlo en aulas escolares, bibliotecas, cafeterías, hoteles o, en definitiva, en cualquier lugar público que requiera ordenadores para uso esporádico. Y así evitar tener que realizar tareas de mantenimiento frecuentemente.

Restaurar Windows 10 al estado que tú quieras

Puede que Reboot Restore Rx te parezca una solución muy concreta o limitada. En ese caso, puedes acudir a su alternativa del mismo responsable, RollBack Rx. Como dije antes, ya no recibe soporte oficial, es decir, que no se actualizará más. Pero sigue funcionando correctamente. Así por qué no usarla. Es gratis y hace bien su labor.

A diferencia de la herramienta anterior, RollBack Rx funciona como una aplicación de copias de seguridad. Vamos, que no necesitas reiniciar el PC para restaurar Windows 10. Para tener un referente más gráfico, hace la misma función que Time Machine de Apple. Es decir, guardas una captura o snapshot de tu PC. Al cabo de un tiempo, cuando empieza a ir mal, puedes deshacer todos los cambios simplemente restaurando la captura que hiciste en su día. Vendría a ser como restaurar una copia de seguridad. Mucho más rápido que formatear el disco y reinstalar Windows 10.

Para usar RollBack Rx necesitarás espacio extra en tu ordenador. Nada que no aguante un buen disco duro. Por lo demás, la versión gratuita de esta app es más simple que las de pago. Podrás crear hasta 7 snapshots para restaurarlas cuando quieras. No necesitarás reiniciar el PC para restaurar windows 10. Eso sí, las tareas tendrás que realizarlas manualmente, si quieres programar algo deberás acudir a su versión comercial.

En cualquier caso, es la manera perfecta de deshacer cambios cuando alguien use tu PC. Y una solución muy cómoda para quienes tienen que lidiar con el mantenimiento de decenas de computadoras sin pasar por la solución drástica de formatear y reinstalar Windows 10.