La inteligencia artificial (IA) está presente en cada vez más ámbitos y, por supuesto, el de la defensa es uno de ellos. El Pentágono está probando una herramienta que analiza datos provenientes de distintas fuentes globales y gracias a un avanzado algoritmo podría predecir eventos del futuro con días de antelación.

Esta idea está siendo impulsada por el Comando Norte de EE. UU. El máximo responsable de este componente, Glen VanHerck, dijo en una conferencia de prensa que el experimento, denominado Global Information Dominance Experiments (GIDE), permitirá tomar decisiones estratégicas clave con ayuda de la IA.

GIDE reúne los datos recabados por satélites, radares, submarinos, elementos cibernéticos y de inteligencia, y los comparte en una nube. De esta forma, toda esta información queda al alcance de un sistema de aprendizaje automático e inteligencia artificial del Pentágono que puede analizarlos y procesarlos rápidamente.

"Tenga en cuenta que no se trata de información nueva. Es información que hoy en día simplemente no se analiza y procesa hasta más adelante en el ciclo de tiempo, por así decirlo (…) todo lo que estamos haciendo es tomarlo, compartirlo y ponerlo a disposición cuando antes", asegura VanHerck, según recoge ZDNet.

Una inteligencia artificial para que el Pentágono actúe a tiempo

Crédito: USNORTHCOM

En determinadas situaciones militares, hay poco tiempo para tomar decisiones de alta trascendencia. GIDE podría ayudar a que los responsables del Pentágono puedan recibir información en tiempo real y prepararse para responder anticipadamente a un conflicto en lugar de hacerlo cuando este ya ha comenzado.

Los detalles sobre las pruebas no se han hecho públicos, sin embargo, el Pentágono ha brindado algunos datos sobre los experimentos pasados. Uno de ellos consistió en simular la toma de control de un sitio crucial. El modelo de inteligencia artificial, gracias a una serie de patrones detectados, fue capaz de recomendar acciones de protección.

Los algoritmos podrían analizar el promedio de autos en un estacionamiento en ubicaciones enemigas o identificar cuántos aviones hay estacionados en una pista. En caso de detectar un cambio, la IA podría lanzar una advertencia. Esto le permitiría al Pentágono actuar proactivamente, en lugar de esperar a que los episodios ocurran, según el comandante.