Lo normal es que el cine adapte historias verdaderas y las represente en la gran pantalla. Son aquellas películas que suelen seducir al público con la etiqueta “Basada en hechos reales”. Sin ficción, el pacto de verosimilitud es aún más próximo. Sin embargo, esta semana puede que el deporte generara uno de los pocos episodios, sino el único, en el que un torneo adapta parte de una película hasta el punto de evocarla con precisión a través de la iniciativa Field of Dreams de la Major League Baseball (MLB). 

Se trató de un evento único porque antes no se había hecho y porque, de momento, puede que no se repita luego de lo organizado el pasado jueves 12 de agosto de 2021. La MLB coordinó para que los Medias Blancas de Chicago y los Yankees de Nueva York jugaran en Dyersville, Iowa. Este fue el primer encuentro de MLB en la zona, apartado de los inmensos estadios en los que se juega la temporada regular de las Grandes Ligas. Se hizo con el objetivo de evocar la historia de la película Campo de sueños (Field of Dreams), protagonizada por Kevin Costner y estrenada en 1989, y como parte de una estrategia para fomentar el béisbol en distintas áreas de Estados Unidos.

Para lograrlo, la MLB ideó uniformes especiales acordes con el año recreado en la película, 1919. Además de esto, el estadio elegido fue adecuado con el objetivo de simular, casi de forma exacta, el terreno en el que se jugó béisbol en Campo de sueños. ¿Cuál es la particularidad de esto? Que el sitio de juego fue construido en una maizal. Por eso, desde la MLB, toda la iconografía de marketing guardaba alguna relación con el maíz. El estadio adaptado para una capacidad máxima de 8 mil personas queda al lado del campo original en el que se filmó la película

La historia de Campo de sueños

Campo de sueños está inspirada en la novela Shoeless Joe, escrita por W. P. Kinsella. Aunque en un principio la idea de la obra no era generar una suerte de documento sobre la relación de Estados Unidos con el béisbol, el tiempo la puso en ese lugar. La película, dirigida y guionizada por Phil Alden Robinson, adaptó el libro para dar con una de las mejores producciones clásicas en cuanto a deporte se trata.

Field of Dreams cuenta la historia de Ray Kinsella, interpretado por Kevin Costner. Kinsella es un granjero que, durante un día, escucha un susurro con la frase: “Si lo construyes, él vendrá”. Ese susurro es acompañado por una especie de espejismo en el que se revela un campo de béisbol. Desde entonces, Kinsella experimenta una suerte de obsesión por construir ese campo, hasta el punto de ver afectada de forma dramática la economía de la familia. 

Cuando lo construyó, Kinsella no terminó de comprender qué debía ocurrir hasta que su hija le cuenta algo. Ella había visto que, durante algunos momentos, un beisbolista usaba el campo de juego. Kinsella va a su encuentro y el jugador le comenta sobre la posibilidad de traer a otros compañeros para armar un partido. Lo hace. Los nuevos jugadores eran miembros de los Medias Blancas de Chicago, un equipo que había sido penalizado porque un puñado de sus representantes perdieron de forma intencional la Serie Mundial de 1919 contra los Rojos de Cincinnati. El hecho es recordado como "El Escándalo de los Medias Negras". 

Para poder jugar y dejar de hacerlo, cada uno de estos jugadores entra y sale del maizal, justo como se realizó durante el evento organizado por MLB.

Un juego de película

La ceremonia de homaneja a Campo de Sueños empezó cuando Kevin Costner salió del maizal sosteniendo una pelota. A medida que se fue acercando al centro del campo, comenzaron a salir los jugadores profesionales de ambos equipos. Lo hacían y a través del audio interno del estadio sonaban las notas musicales de la banda sonora de Campo de sueños. Quizá por primera vez, el deporte estaba adaptando una escena cinematográfica y no al contrario.

Cuando ambos equipos estaban alineados en el campo de juego, Kevin Costner tomó la palabra. Durante su discurso, haciendo un guiño a la película estrenada hace más de treinta años, se preguntó como en el film: “¿Este es el cielo?”. La multitud comenzó a aplaudir. Poco tiempo después se escuchó la voz de playball que da inicio al juego.

Como si esa presentación no fuera lo suficientemente importante y evocativa, el juego se resolvió en el noveno episodio, que es como decir en el último minuto, con un jonrón por parte de los Medias Blancas de Chicago para dar vuelta al encuentro. Los Yankees perdieron pero el béisbol, un deporte que desde hace años experimenta índices de audiencia a la baja, además de generar todo un fenómeno viral en redes sociales, regaló un momento que los fanáticos, quizá, nunca olvidarán.