Spotify ha dado a conocer una nueva suscripción de solo 0,99 euros –bautizada como Spotify Plus– que permite a los usuarios reproducir canciones individuales, así como cambiar de canción dentro de una misma playlist de forma ilimitada. Estas dos características, recordemos, no están disponibles en las cuentas gratuitas.

Lo que sí permanece intacto entre las cuentas gratuitas y esta nueva suscripción son los anuncios, que se reproducirán periódicamente mientras se utiliza el servicio. Es la principal penalización respecto a la suscripción Premium de Spotify. Pese a ello, esta alternativa significativamente más económica es probable que atraiga a muchas personas a las que no les importa convivir con los citados anuncios.

Para la compañía, no obstante, el lanzamiento de Spotify Plus es un arma de doble filo. Por un lado, es una forma de extraer más ingresos de aquellas personas que en estos momentos tienen cuentas gratuitas. Seguirán llevándose el dinero de los anunciantes –pues se siguen mostrando anuncios– y, además, obtendrán un euro adicional por cada usuario.

Sin embargo, esta jugada también tiene un lado arriesgado: ¿cuántos de los usuarios que hasta ahora pagaban una modalidad premium se podrían pasar a Spotify Plus, la versión de 0,99 euros? Es precisamente ahí donde reside el éxito o fracaso de esta nueva propuesta.

Con Spotify Plus, la compañía no puede permitirse la pérdida de usuarios premium

Un vistazo rápido a las cuentas de Spotify deja claro que el beneficio de la compañía procede, indiscutiblemente, de los usuarios con cuentas premium. En el segundo trimestre fiscal de 2021, la compañía ingresó 2.056 millones de euros por los suscriptores premium. Mientras tanto, a sus cuentas tan solo llegaron 275 millones de euros por ingresos de publicidad (lo que Spotify obtiene por las cuentas gratuitas).

Es preciso recalcar, además, que Spotify cerró el último trimestre con 165 millones de suscriptores, mientras que el número de usuarios activos mensuales (MAUs) con cuentas gratuitas fue de 210 millones. Es decir: son bastantes más las personas que utilizan una cuenta gratuita en algún momento del mes que aquellas que pagan una suscripción.

El ARPU mensual (average revenue per user, que, en castellano, significa los ingresos medios obtenidos por cada usuario), no obstante, es la métrica que mejor refleja cuanto más llega a ingresar Spotify por las suscripciones premium respecto a las cuentas gratuitas.

  • En el caso de los suscriptores premium, el ARPU que Spotify indica en los documentos para inversores correspondientes al segundo trimestre fiscal de 2021 es 4,29 euros.
  • Spotify no especifica el ARPU de las cuentas gratuitas en sus resultados financieros. No obstante, con los datos que sí hace públicos, podemos hacer una aproximación con fines orientativos. ¿El resultado? Spotify genera tan solo 0,4 euros por usuario cada mes.

Estas cifras cuantifican la realidad tras el negocio de la empresa europea: Spotify ingresa mucho más por cada suscripción premium (4,29 euros por usuario cada mes) que por cada cuenta gratuita con anuncios (aproximadamente, 0,4 euros por usuario cada mes). Y lo mismo ocurriría entre las suscripciones Premium y Spotify Plus (aproximadamente, 1,4 euros por usuario cada mes). La clave, por lo tanto, estará en lograr explotar la nueva modalidad sin perder el equilibrio en el tier que más ingresos les deja.