Las baterías de los iPhone podrían dar un salto de capacidad en el futuro gracias a la miniaturización de algunos de componentes integrados. Esto, sumado a las mejoras del sistema operativo y la eficiencia de los chips Apple Silicon de próxima generación, daría como resultado una mayor autonomía.

Un reporte de la cadena de suministros visto por DigiTimes dice que se espera que Apple aumente significativamente la adopción de componentes electrónicos pasivos (IPD) en sus futuros productos. El artículo señala, además, que de esta forma quedaría espacio para implementar "soluciones de baterías de mayor capacidad" en el iPhone.

Curiosamente, a principios de año Apple presentó una solicitud de patente relacionada a la miniaturización de los componentes IPD. Se trata de aquellos que no tienen la capacidad de controlar la corriente eléctrica. En ella describía como se podrían colocar las capas de un chip de manera más eficiente de modo tal que este sea mucho más delgado.

Los iPhone del futuro y la batería

Actualmente no queda claro cuáles serán los próximos dispositivos en utilizar estos componentes más pequeños. No obstante, el sitio taiwanés indica que la tecnología IPD podría ser parte del proceso de fabricación de los nuevos chips de 3 nanómetros de TSMC que podrían llegar con el iPhone de 2023. El iPhone 12 utiliza un chip A14 Bionic de 5nm.

No obstante, los teléfonos de 2021 aún podría verse beneficiados con mejoras en la batería. Una filtración de junio de este año indica que todos los modelos de iPhone 13 llegarían con un notable aumento de la capacidad de la batería gracias a que estos contarían con mayor espacio interno.

Ahora bien, que los iPhone del futuro tengan mayor autonomía dependerá de un amplio abanico de factores. Las baterías más grandes, junto a las mejoras del sistema operativo, los chips de nueva generación Apple Silicon y la supuesta adopción de pantallas con tecnología LTPO, permitirían reducir el consumo de energía.

Pero aún cabe la posibilidad de que Apple decida no utilizar todo el nuevo espacio disponible de sus terminales para incorporar baterías más grandes. En cambio, siguiendo la tendencia actual, podría lanzar teléfonos mucho más delgados. De momento solo resta esperar para saber si finalmente los iPhone darán ese ansiado salto.