Falta poco más de un mes para la esperada presentación del iPhone 13. De él ya conocemos la mayoría de detalles generales (aunque no de forma oficial, como de costumbre); pero a pocas semanas de su presentación, siguen sucediéndose nuevos rumores.

Ahora, y como suele ser habitual, es Bloomberg el que vuelve a sacar a relucir lo que veremos en la presentación, que presumibilemente se celebrará el 14 de septiembre. Todo, eso sí, si no cambian los tiempos a los que nos tiene acostumbrados Apple.

Según el medio estadounidense, el iPhone 13 dará un importante paso hacia delante en lo que a la grabación de vídeo se refiere. En primer lugar, Mark Gurman indica que los nuevos modelos serán capaces de grabar vídeo en modo retrato, algo que, hasta ahora, solo estaba disponible en las fotografías.

No obstante, esta no será la única mejora en dicho ámbito. También se espera que Apple lleve el formato ProRes al iPhone 13, el cual permite a los usuarios grabar vídeos con más información, lo que se traduce en un mayor control durante la postproducción. Se podría decir que el formato ProRes es el equivalente al ProRAW de las fotografías.

ProRes es un formato muy utilizado en la industria del cine y el mercado profesional, y no tanto por los usuario normales, por lo que no sería una sorpresa que esta sea una capacidad limitada a los iPhone 13 Pro.

iPhone 13: mejoras en la cámara de la mano del software y no tanto del hardware

Imagen: Max Weinbach/9to5mac

Además de las mejoras puramente enfocadas en el vídeo, el iPhone 13 también traería consigo una serie de nuevos filtros que mejorarían el aspecto de las imágenes captadas por el terminal. Los detalles a este respecto son escasos, pero, según Bloomberg, esta nueva función haría uso del chip neural del iPhone en lugar de aplicar un filtro equitativo a la totalidad de la imagen.

Dejando las cámaras a un lado, Gurman indica que los nuevos iPhones traerán consigo actualizaciones relativamente modestas. Si nada cambia, Apple mantendrá los mismos tamaños de 5,4 pulgadas y 6,1 pulgadas para los normales; y las 6,1 pulgadas y 6,7 pulgadas para los Pro. También se conservaría el mismo diseño.

Lo que sí cambiaría es el nuevo chip A15 –más rápido– y el notch, que ahora será un poco más pequeño. Los nuevos modelos, además, tendrán una nueva pantalla con mayor tasa de refresco, aunque esta función podría estar limitada a los iPhone Pro.