Intel ha anunciado su 12ª generaciones de procesadores Intel Core llamadas Alder Lake. La compañía apuesta por una arquitectura única y escalable, añadiendo, además 10 nm ESF —ahora llamados Intel 7 Process—. En líneas generales, los nuevos Intel Core de última generación mejoran el rendimiento y la eficiencia energética respecto a los procesadores de 11ª generación.

La nueva CPU Intel Alder Lake llega con 16 núcleos, 8 de ellos destinados al rendimiento y los restantes a la eficiencia energética. Aumenta, además, hasta los 24 hilos y admite memoria RAM DDR5, así como una interfaz PCI Express de 5a generación que dobla la velocidad de banda respecto a la PCIe de cuarta la cuarta generación. Los gráficos están equipados con una Gen12.2 (Xe), una iGPU que multiplica por dos el rendimiento de la Gen12 (Xe).

Los nuevos Intel Core de 12ª generación estrenan la plataforma socket LGA-1700 y dos factores de forma: BGA Type 3 para Mobile, con dimensiones de 50 X 25 x 1.3 mm, y BGA Type4 HDI para Ultra Mobile, con 28.5 x 19 x 1.1 mm. Añaden, además, compatibilidad con Thunderbolt 4 y WiFi 6E.

  • Arquitectura: 10 Nm SuperFin (Intel 7 Process).
  • Socket: LGA-700.
  • Núcleos: 16 núcleos (x8 eficiencia energética + x8 rendimiento) y 24 hilos.
  • RAM: compatibilidad con DDR5-4800, DDR4, 3200, LP5-5200 y LP4x-4266.
  • PCIe: 5a generación y 4a generación.
  • GPU: Gen12.2 (Xe).

Sapphire Rapids: los nuevos Intel Xeon heredan lo mejor de Alder Lake

En paralelo, Intel ha anunciado una nueva generación de procesadores escalables Intel Xeon, llamados Sapphire Rapids. Se añaden 20 núcleos y 40 hilos de proceso, además de la compatibilidad con memoria RAM DDR5 y PCI Express 5.0. Los nuevos procesadores de servidor trabajan en la arquitectura Intel 7 (10 nm Enhanced SuperFin) e incluyen múltiples mosaicos que permiten un mayor ancho de banda y una baja latencia.

Adicionalmente, la compañía ha lanzado una nueva microarquitectura x86, que mejora el rendimiento de la CPU, la inteligencia artificial y el rango dinámico, gracias a sus nuevos componentes. La compañía, además, ha incluido el Intel AMXm mejorando las operaciones en hasta 8 veces respecto la VNNI.

Los nuevos procesadores de Intel comenzarán a llegar a partir de otoño de este mismo año, justo a tiempo para el lanzamiento de Windows 11, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft que aprovechará al máxima todas las novedades anunciadas por el fabricante de semiconductores.