Cuando se piensa en los años 90, una de las referencias pop más constante suele ser El príncipe de Bel-Air o El príncipe del rap, como se le definió en Latinoamérica. La serie, protagonizada por Will Smith, fue un éxito de la televisión y, en particular, también un triunfo del actor, reconocido desde entonces por ese trabajo. The Fresh Prince of Bel-AirI, como fue titulada en inglés, lanzó su carrera y se quedó en la memoria de muchos seguidores. Esos que, quizá, se asomen de vuelta a ver la reversión que se está preparando y que ya tiene protagonista.

Este ‘reboot’ llevará el nombre de Bel-Air. Hasta hace poco, no se tenían noticias en relación con quién sería su protagonista. Will Smith, a través de un encuentro por Zoom, se encargó de informar a uno de los aspirantes al puesto que, finalmente, sería el encargado de representar el rol en la nueva versión de El príncipe de Bel-Air. Esta versión está adaptada a los tiempos actuales, treinta años después del estreno inicial de la serie. 

Ese último factor le permitirá a los guionistas y a la productora poder tocar temas que, en otro momento, de pronto no tenían el contexto adecuado para ser tratados o explorados a través de un personaje como el que interpretó Will Smith.

¿Quién protagonizará el reboot de El príncipe del rap?

Desde mediados del año pasado se supo que Bel-Air se comenzaría a desarrollar. Will Smith le informó a Jabari Banks que será el encargado de interpretar el icónico rol. Lo hizo a través de un encuentro por Zoom organizado por Peacook, la plataforma de streaming responsable de la producción de Bel-Air. Durante el encuentro, Banks manifestó ser un seguidor del relato de los 90, influenciado de alguna forma por su familia. 

De momento, parte de la sinopsis de Bel-Air, de acuerdo con información de The Hollywood Reporter, contará “el complicado viaje de Will desde las calles del oeste de Filadelfia hasta las mansiones cerradas de Bel-Air. Con una visión reinventada, Bel-Air se sumergirá más profundamente en los conflictos, las emociones y los prejuicios inherentes que eran imposibles de explorar por completo en un formato de comedia de situación de 30 minutos [por episodio], sin dejar de ofrecer arrogancia y guiños al programa original”.

Banks, durante su encuentro con Will Smith, definió la elección como “un sueño que se hace realidad”. Banks también se refirió a distintos momentos relacionados con El príncipe de Bel-Air, compartiendo no sólo su interés por el rol, sino también cuán seguidor de El Príncipe Bel-Air ha sido a través de los años.