Sabemos que la mayoría de lluvias de estrellas se producen debido a los cometas, que dejan tras su paso polvo, rocas y hielo que, al entrar en contacto con la atmósfera de la Tierra, se prenden. De hecho, hace unas semanas hemos podido disfrutar de las perseidas, la lluvia de estrellas por excelencia del mes de agosto. Sin embargo, las gemínidas son una extraña e interesante excepción, ya que son producidas por el paso de un asteroide. Además, hay otro efecto que hace que Faetón se comporte más como un cometa que como un asteoide. Y es que se ilumina cuando se acerca al Sol. Pero ¿qué misterio guarda el asteroide Faetón para que suceda esto?

El asteroide (3200) Faetón ha sido un misterio para los astrónomos desde hace tiempo. Esto se debe a que se comporta como un cometa cuando se acerca al Sol, ya que se ilumina; pero no tiene reservas de hielo, que es lo que normalmente produce este efecto al evaporarse el agua congelada y dispersar la luz. Por eso se ha buscado qué elemento puede producir esto y varios investigadores han llegado a una posible conclusión que se ha publicado en la revista científica Planetary Science Journal.

¿Y qué puede hacer que Faetón se ilumine al acercarse al Sol? Los investigadores tienen la teoría de que se trata de sodio. "Faetón es un curioso objeto que se activa al acercarse al Sol", comenta el astrónomo Joseph Masiero, del Instituto Tecnológico de California en Science Alert. "Sabemos que es un asteroide y la fuente de las gemínidas. Pero contiene poco o nada de hielo; por lo que nos intrigó la posibilidad de que el sodio, que es relativamente abundante en los asteroides, pudiera ser el elemento que impulsara esta actividad".

El sodio del asteroide Faetón, ¿relacionado con las gemínidas?

Los investigadores creen que apenas queda hielo en el asteroide Faetón. Probablemente porque el agua congelado que hubiera se habría evaporado hace mucho tiempo. Pero pensaron que el sodio podía estar detrás y para saber si estaban en lo cierto utilizaron modelos informáticos para ver si este elemento todavía podía estar presente.

Al acercarse Faetón al Sol, el asteroide se calienta y el sodio se escapa por grietas y fisuras, por lo que se desprenden trozos de rocas que terminan siendo lo que conocemos como la lluvia de estrellas de las gemínidas

Y parece ser que sí, que el sodio está detrás del brillo del asteroide. Pero, también, de que se produzca la lluvia de estrellas de las gemínidas. Y es que el elemento se escapa por las grietas y fisuras de la corteza del asteroide, por lo que se desprenden trozos de rocas. Por tanto, son estas rocas las que pueden verse arder desde la Tierra en diciembre.

"Nuestro último hallazgo es que, si se dan las condiciones adecuadas, el sodio puede explicar la naturaleza de algunos asteroides activos, haciendo que el espectro entre asteroides y cometas sea aún más complejo de lo que creíamos hasta ahora", comenta Masiero.

En definitiva, estudiar a Faetón nos ha proporcionado más información sobre su composición. Y una más que posible explicación a cómo un asteroide puede producir las gemínidas. El próximo mes de diciembre, cuando levantes la vista para mirar los meteoros, recuerda que no todas las lluvias de estrellas provienen de cometas. Aunque quizás la línea que los diferencia de los asteroides esté un poquito más difusa que antes. Pero todavía tenemos que investigar más a estos objetos celestes.

Deja un comentario

Deja tu comentario