En los últimos meses, Estados Unidos ha avanzado fuertemente con su plan de vacunación contra la COVID-19. Esto ha permitido que ciudades como Nueva York vuelvan a un ritmo de vida prácticamente normal, con conciertos y eventos deportivos con público. Sin embargo, todavía existe un gravísimo problema: la creencia en teorías conspirativas. De hecho, uno de cada cinco personas adultas estadounidenses cree que las vacunas contra el virus tienen microchips.

Así se desprende de una encuesta realizada por YouGov para The Economist. De acuerdo con el sondeo, para el 5% de los participantes es "totalmente cierto" que el gobierno de EE.UU. utiliza las vacunas contra la COVID-19 para implantar microchips y controlar a la población. Por su parte, otro 15% cree que es "probablemente cierto".

Según Vice, esto implica que alrededor de 42 millones de adultos en Estados Unidos están convencidos de que la pandemia es una fachada, y que el plan de vacunación es una farsa. El estudio indica que la mayoría de quienes creen en la teoría de los microchips son hombres blancos de entre 30 y 44 años, sin estudios universitarios y con ingresos anuales menores a 50 mil dólares (el nivel más bajo de la lista).

Por otra parte, el 14% del total de encuestados respondió que "no está seguro" sobre el supuesto plan de control gubernamental a través de las vacunas contra la COVID-19. Como contracara, el 46% consideró que es "definitivamente falso", mientras que el 19% dice que es "probablemente falso".

Si bien el porcentaje de estadounidenses que creen que las vacunas contra la COVID-19 tienen microchips es mucho menor que el que no lo cree, las cifras son alarmantes. Para poner en contexto, la cantidad de personas en Estados Unidos que se niegan a la vacunación basándose en teorías conspirativas es prácticamente equivalente a la población total de países como España (46,9 millones) y Argentina (44,9 millones).

La desinformación sobre las vacunas contra la COVID-19 es una "amenaza urgente" a la salud

Photo by Braňo

El avance de las teorías conspirativas sobre las vacunas contra la COVID-19 en el país ha provocado gran preocupación en las autoridades. Ayer, el Dr. Vivek Murthy, Cirujano General de Estados Unidos, emitió un aviso para llamar la atención a los ciudadanos. En el mismo asegura que la desinformación relacionada a temas sanitarios se ha convertido en "una amenaza urgente" a la salud de la población.

"Cada uno de nosotros tiene el poder de detener la desinformación sobre la salud en seco. Entonces, la próxima vez que desees compartir un artículo o vídeo relacionado con la salud, verifica sus fuentes y asegúrate de que la información esté respaldada por expertos científicos. Si no estás seguro, no lo compartas", indicó en redes sociales.

Es cierto que la desinformación y las teorías conspirativas no están limitadas a las vacunas contra la COVID-19. Sin embargo, la premura por avanzar en la lucha contra la pandemia hace que la situación sea más alarmante. De hecho, Murthy instó a las compañías tecnológicas a rediseñar sus algoritmos de búsqueda y recomendaciones para que no incluyan información falsa, engañosa o imprudente.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.