Los rumores en torno a los nuevos procesadores de gama alta de Qualcomm empiezan a surgir. Según un conocido leaker, la compañía estadounidense se apoyará en Samsung y TSMC para fabricar los sucesores de los Snapdragon 888 y Snapdragon 888 Plus respectivamente. Además, dará el salto al proceso de construcción de 4 nanómetros, tal como estaba programado para este año.

El calendario de lanzamientos de Qualcomm revela que el primero de sus nuevos procesadores de la serie 800 debería llegar en diciembre, y su variante a mediados del año próximo. Si bien aún falta tiempo, la compañía, que diseña los chips pero no los fabrica, empieza a hacer los ajustes necesarios para asegurar la producción. Precisamente de allí surgen las pistas.

De acuerdo al conocido filtrador Ice Universe, Samsung Foundry será la encargada de fabricar el Snapdragon 895, chip que llegará para suceder al buque insignia Snapdragon 888. La variante de este nuevo SoC, el Snapdragon 895 plus será fabricada por TSMC. En ambos casos se utilizará el proceso de fabricación de 4 nanómetros, dejando atrás el de 5 nanómetros actual.

Qualcomm suele alternar entre Samsung y TSMC para la fabricación de sus procesadores, pero es algo poco común que divida la producción de su próximo chip y su variante entre dos proveedores diferentes. Según Sammobile esto puede deberse a que la capacidad de fundición del fabricante taiwanés está ocupada por Apple para sus próximos semiconductores.

¿Cómo será el Snapdragon 895 fabricado por Samsung?

Los rumores indican que el Snapdragon 895, que llegaría con el número de modelo SM8450, equiparía núcleos Kryo 760, una GPU Adreno 730 y el ISP Spectra 680. Además, un módem Snapdragon X65, que soporta mmWave y promete superar los 10 Gbps de velocidad. Este procesador fabricado por Samsung sería presentado en diciembre, pero llegaría los primeros móviles recién en 2022. Aún no hay datos sobre el Snapdragon 895 plus, pero espera que ofrezca mayor rendimiento.

El panorama se presenta, además, en medio de una fuerte escasez de chips. Esta ha complicado a varios sectores, entre ellos el de las consolas de videojuegos, los teléfonos inteligentes, los ordenadores personales e incluso los automóviles. Los rumores llegan curiosamente luego de que Samsung Foundry anunciara una inversión de 151 mil millones de dólares en los próximos 10 años.