Entre los mayores temores del ser humano no suele encontrarse el que una serpiente salga de tu retrete y te muerda; da igual si el trasero u otra parte (probablemente más delicada). Sin embargo, vivirlo tiene que ser una pesadilla. Y eso es justo lo que le pasó a un hombre de 65 años en su propia casa, en Austria, cuando una pitón enorme le mordió sus genitales.

Las visitas nocturnas al baño ya son peligrosas de por sí, sobre todo si todavía estás medio dormido. En esos casos, puedes darte contra las paredes o mesas si evitas encender la luz para no despertarte del todo o, incluso, pisar alguna cosa que los niños se hayan dejado en el suelo. O que hayan tirado los gatos. En definitiva, ir al retrete por la noche puede ser toda una aventura.

Y este hombre vivió una extraña aventura a eso de las seis de la mañana. La víctima estaba sentado cuando notó un pellizco en la zona genital. Pero fue después, cuando se levantó para echar un ojo al retrete; cuando vio a la pitón de 1,6 metros metida en su váter, según cuentan en IFL Science.

Las pitones pueden ser de hasta 40 tipos distintos, pero todas tienen una serie de características similares que las unen bajo el paraguas de la familia Pythonidae. Pueden llegar a medir hasta ocho metros, ponen huevos y no son venenosas.

Así llegó la pitón al inodoro

Pero ¿cómo llegó hasta allí la enorme serpiente? Parece ser que se escapó de su casa, en la que convive con otras 10 serpientes constrictoras no venenosas y un gecko. Por desgracia, el dueño de tremenda colección no se dio cuenta de que su pitón había desaparecido. Debió entrar en la casa del hombre a través de una puerta o una ventana y se puso a buscar un lugar en el que beber. Las teorías apuntan a que debía estar intentando salir del desagüe cuando atacó a la víctima en el inodoro.

También se suele relacionar a las serpientes con las alcantarillas. Esto se debe a que este lugar está asociado con las ratas, la principal fuente de alimentación de este tipo de animales. Y no sería la primera vez que una serpiente sale de un váter; por desgracia para nosotros, su cuerpo es muy flexible y puede moverse a la perfección por las cañerías.

No es un caso único

De hecho, en 2019, algo similar sucedió en Brisbane, Australia, cuando una mujer llamó pidiendo ayuda debido a que se había encontrado en su retrete una pitón de alfombra. No se cazan serpientes en inodoros todos los días, pero parece algo más común de lo que creíamos.

Por este motivo, no está de más dar un par de consejos: no pinchar a la serpiente de ningún modo ni tirar de la cadena; ya que esto podría hacer que se metiera más hacia dentro en las cañerías y después no la pudieran sacar. Lo mejor es bajar la tapa y asegurar el váter para que no pueda salir y llamar a la Policía Local si estás en España o a Protección Civil si estás en México. Ellos avisarán a las autoridades adecuadas para la retirada o enviarán a personas del equipo especializados en animales. Y mantener la calma, es difícil, sí; pero hay que intentarlo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.