España está a punto de lanzar la mayor oferta de empleo público en su historia. Así lo confirma El País, que asegura que en próximos días el Gobierno aprobará el decreto correspondiente. En total se trata de 30.445 plazas en la Agencia General del Estado, con un importante enfoque en cubrir puestos laborales relacionados a la ciencia y la tecnología.

De acuerdo con el informe, 2.924 de los puestos laborales a cubrir están relacionados con actividades STEM, sigla en inglés de Science, Technology, Engineering and Mathematics (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Esto representa un incremento importante en comparación con 2020, cuando la oferta fue de 2.128 vacantes por completar.

Según declararon representantes del Gobierno de España, la oferta de empleo público tiene como fin sumar calidad y talento, más allá de la cantidad de trabajadores. Así, se pretende fortalecer el área de empleados públicos dedicados a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La mayor oferta de empleo público en la historia de España quiere fortalecer el área dedicada a las TIC

Photo by Scott Graham on Unsplash

Según El País, de las casi 3 mil vacantes para ciencia y tecnología, 1.330 estarán destinadas a ingenieros en sistema e informáticos. Las restantes serán cubiertas por especialistas en estadística, arquitectura, ingeniería y profesionales relacionados a distintas áreas científicas.

La mayor oferta de empleo público en la historia de España tiene por objetivo modernizar distintas áreas de la administración pública. Para ello, las autoridades pretenden aprovechar los fondos del Plan de Recuperación y Resiliencia. El mismo consiste en un aporte de 140 mil millones de euros por parte de la Unión Europea, hasta 2025. Dichos fondos se comprometieron en julio del año previo.

En lo correspondiente a los puestos relacionados a ciencia y tecnología, los 2.924 cupos a cubrir implican un incremento del 37% comparando con la convocatoria anterior. De esta manera, la nueva oferta de empleo público en España se propone afrontar un proceso de actualización en las distintas ramas del Estado. Esto implica, entre otras cuestiones, dotar de más y mejores herramientas digitales a las instituciones públicas.