En las anteriores entregas a Fast and Furious 9 (Justin Lin, 2021) de la saga hollywoodiense de acción motorizada sobre Dominic Toretto (Vin Diesel) y sus amigos, que se arrastró durante tres películas antes de caminar más o menos dignamente en las otras seis y una derivada, Hobbs and Shaw (David Leitch, 2016), era complicado incluir escenas poscréditos de envergadura porque no había una planificación narrativa a largo plazo como, por ejemplo, en las aventuras de Marvel Studios.

No obstante, el quinto filme (Lin, 2011) tiene una en la que se revela que Letty Ortiz (Michelle Rodríguez) está viva; en la del sexto, descubrimos que Deckard Shaw (Jason Statham) es el responsable de la supuesta muerte de Han Lue (Sung Kang); y en el spin-off hay nada menos que tres de ellas.

Pero las unas solo suponen un par de hilos de los que tirar sin haber concretado la trama de las siguientes películas, y las otras, pura comedia con el agente Victor Locke (Ryan Reynolds) de protagonista por un lado, y la del medio, más humor para cerrar un cabo suelto desde el principio entre Luke Hobbs (Dwayne Johnson) y el mencionado Deckard Shaw. Sin embargo, la escena poscréditos de Fast and Furious 9 es distinta porque sí apunta hacia lo que ocurrirá en la décima entrega.

Algo no cuadra con Han Lue y Deckard Shaw en ‘Fast and Furious’

Universal

Vemos a un individuo atizándole a un saco de boxeo: se trata del mismo Shaw; y se escucha un lamento débil en el interior del saco, cuya cremallera baja el mercenario inquietante. El rostro herido de un sujeto se asoma, y ambos hablan de una memoria USB con datos valiosos obtenidos irregularmente y que es posible que tengan un papel significativo en Fast and Furious 10.

A continuación, alguien llama la puerta y, cuando Deckard Shaw abre, se topa con Han Lue, a quien suponía en el otro barrio desde The Fast and the Furious: Tokyo Drift (Lin, 2006), tras el inicio de su venganza por que Dominic Toretto y compañía hubieran dejado en coma a su hermano Owen Shaw (Luke Evans), el villano principal de Fast and Furious 6 (Lin, 2009). Una reaparición que, en teoría, le sorprende según la cara de alucine que pone; pero ¿cómo demonios hubiese podido Mr. Nobody (Kurt Russell) arreglarlo para que Han fingiera su fallecimiento sin que Deckard estuviese también involucrado?

Una supervivencia imposible

Universal

Le embistió brutalmente mientras huía a toda velocidad de Takashi (Brian Tee), el sobrino del jefe de la mafia nipona (Sonny Chiba), por las calles de Tokio, el vehículo de Han volcó y, a los pocos segundos, terminó estallando en llamas. Pero, en una escena de flashback poco convincente de Fast and Furious 9, nos muestran que Han no se encontraba en realidad dentro del coche, sino tan distanciado que no podría haber salido de este y llegar hasta ahí en tan poco tiempo ni con ayuda. Ni salvarse sin que Sean Boswell (Lucas Black) lo viese o incluso que el propio Deckard Shaw se diera cuenta.

Es más, el supuesto Han accidentado sangraba, y el que se esconde con Mr. Nobody no presenta ni un rasguño. De modo que él no podía conducir el automóvil descompuesto. Ni sus cómplices conocidos, predecir el percance sin haberlo planeado.

Seguro que los seguidores de la franquicia esperan una explicación satisfactoria para este asunto en Fast and Furious 10, sin olvidar el hecho de que, por los esfuerzos criminales de Owen, Gisele Yashar (Gal Gadot), novia de Han, perdió la vida de veras.