Los Drone Show son cada vez más sorprendentes. Estos pequeñas aeronaves no tripuladas pueden "dibujar" figuras en al aire para convertir al cielo en un auténtico lienzo de arte. Precisamente, la apertura de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 ha sido un ejemplo de ello. La transmisión de televisión ha mostrado como más de 1.800 drones se han coordinado para formar un planeta Tierra en cielo de la capital de Japón.

El espectáculo visual de la ceremonia de inauguración de los JJ. OO. 2020 no ha pasado desapercibido. Desde 2013 que Tokio esperaba para ser el anfitrión de uno de los eventos deportivos más prestigiosos del mundo. Y ese día finalmente llegó, pero en medio de fuertes medidas sanitarias para proteger a todos los presentes y con la marcada ausencia del público. No obstante, la organización hizo frente a esto con el mensaje de unidad: "Más rápido, más alto, más fuerte - Juntos".

Y, como era de esperar, el Estadio Olímpico de Tokio se convirtió en el escenario más colorido y brillante del planeta este viernes. El cielo nocturno se iluminó con 1.824 drones totalmente coordinados. En primer lugar formaron la forma de la Tierra, que es el emblema de esta edición de los juegos. Todo esto acompañado del tema Imagine (John Lennon), interpretada por un artista de cada continente, y con la presencia del cantautor español Alejandro Sanz.

Drones en el cielo de Tokio

Las imágenes hablan por sí mismas. Si el verlas a través de una pantalla es sorprendente, el presenciar el espectáculo de drones en el lugar debe haber sido una experiencia única.

No obstante, eso estuvo limitado a unos pocos presentes ya que, como se menciona anteriormente, este año no hubo público y las más 60.000 plazas del nuevo Estadio Olímpico de Tokio se encontraban principalmente vacías.

Un show similar se vivió en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018. De la mano del Drone Team de Intel, más de 1.200 drones volaron en simultáneo y formaron los anillos olímpicos sobre el cielo de Pyeongchang. Ahora solo resta esperar para saber cuál será el próximo gran espectáculo de estas magnitudes.