Facebook está siendo criticada por sus propios empleados por no hacer lo suficiente para detener la avalancha de ataques racistas dirigidos a tres jugadores negros tras la derrota de Inglaterra ante Italia en la final de la Eurocopa.

Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka de Inglaterra recibieron una gran cantidad de comentario racistas y violentos en sus perfiles de Facebook e Instagram. Esto ocurrió luego de que fallaran sus respectivos penaltis en la derrota por 3-2 ante Italia el pasado domingo.

Según el periodista Ryan Mac, varios empleados de Facebook se mostraron indignados en los canales de comunicación interna de la red social y reconocieron que la compañía no hace lo suficiente para detener los ataques racistas.

Algunos de los empleados de Facebook se preguntaron por qué no pusieron en marcha métodos efectivos para detener los comentarios ofensivos. En este sentido, señalan que los comportamientos reprochables se han visto durante toda la temporada de la Premier League de Inglaterra.

Uno de los miembros del equipo de Facebook dijo que ha estado reportando comentarios abusivos desde su cuenta personal de Instagram. No obstante, al superar el límite permitido ya no se le permite seguir informando.

Otro empleado asegura que han estado mostrando comentarios racistas por más de 12 horas. "Debemos actuar más rápido", reconoce frustrado ante la falta de métodos efectivos de la red social con más usuarios en el mundo para detener el contenido abusivo.

La ineficiencia de Facebook para detener ataques racistas

Crédito: B/R Football (Twitter)

De acuerdo a las capturas de pantalla que han realizado los empleados de Facebook, los comentarios en las cuentas de Saka, Rashford y Sancho tienen carácter agresivo con mensajes ofensivos con emojis de monos.

Al parecer, las cuentas asociadas a este tipo de comentarios son anónimas y sin contenido, creadas exclusivamente para publicar este tipo de mensajes. En relación a esto, uno de los empleados se pregunta si sería posible evitar que las cuentas nuevas y sin seguidores publiquen en otras de alto perfil.

Como consecuencia de lo ocurrido, Facebook abrió un informe de incidentes denominado SEV. El mismo tiene el objetivo de investigar los comentario racistas dirigidos a los jugadores de Inglaterra, según fuentes del periodista.

El comportamiento racista fue más allá de las redes sociales. Algunas personas escribieron mensajes ofensivos en los murales con la imagen del jugador Rashford. Otras personas fueron hasta el lugar para taparlos con mensajes de apoyo.

La Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) y el primer ministro británico, Boris Johnson, condenaron los ataques racistas que recibieron los tres futbolistas británicos Jadon Sancho, Marcus Rashford y Bukayo Saka.