El próximo 26 de junio, España se unirá a la lista de países que ya han dicho adiós a la obligatoriedad de las mascarillas en la calle. Nada más saber la noticia, las redes sociales se han llenado de personas celebrando la decisión del Gobierno. Algunas, de hecho, se mostraban muy contentas por poder empezar a usar de nuevo pintalabios. Posiblemente las tiendas de cosmética hagan su partícula agosto vendiendo este tipo de productos, pero también puede que haya quien recurra a los que tenía guardados desde antes de la pandemia. Y esto es un problema si no tenemos en cuenta que el maquillaje también tiene caducidad.

Por lo general no se trata de una fecha exacta, como ocurre con los alimentos. Pero sí de un PAO (del inglés Period After Opening), que nos indica durante cuánto tiempo podemos usarlo una vez abierto el envase.

Esto se debe a que estos productos suelen contar en sus fórmulas con ingredientes que actúan como conservantes, pero que van perdiendo su eficacia una vez que el producto queda expuesto al ambiente y se empieza a usar. Por eso, aunque solo usáramos ese pintalabios rojo tan maravilloso un par de veces antes de la pandemia, si su PAO indica que debemos tirarlo, ha llegado el momento de comprar otro. 

La caducidad de los cosméticos

Si un pintalabios o cualquier otro cosmético cambia su aspecto, su olor o su textura, tenga el tiempo que tenga, debemos desecharlo de inmediato. Sin embargo, si ha superado la fecha de caducidad establecida por el PAO, también. Incluso si aparentemente sigue en buenas condiciones. Es algo en lo que coinciden tanto la química de L’Oreal Roselin Rosario, como la cosmetóloga Paola Gugliotta.

Es mejor no jugársela, ya que si rebasamos esa fecha pueden pasar dos cosas. Por un lado, que las cremas y otros productos de tratamiento hayan perdido su eficacia. Por otro, que los ingredientes conservantes que se incluyeron a la fórmula hayan perdido su capacidad de detener la proliferación microbiana. Y no es algo poco común. Un estudio publicado en 2020, en el que se analizaba el crecimiento de bacterias y hongos en varios productos, incluyendo pintalabios, encontró que entre el 79% y el 90% estaban contaminados con bacterias como Staphylococcus aureus, Escherichia coli y Citrobacter freundii. Además, se encontraron enterobacterias y hongos en todos ellos. Esto puede ocurrir más deprisa si el producto se conserva en un lugar muy cálido o expuesto a demasiada humedad, pero por lo general el PAO es un buen indicador de cuándo puede ser peligroso para el consumidor.

Este es fácil de encontrar en los envases, pues aparece representado con un botecito abierto, junto al número de meses en cuestión. Para pintalabios, suele ser de un año, aunque puede variar.

Ten especial cuidado con los pintalabios

Si queremos ahorrarnos problemas, lo mejor es que desechemos cualquier cosmético una vez pasado el tiempo de caducidad establecido por el PAO.

Los pintalabios son especialmente peligrosos por usarse cerca de las mucosas

Sin embargo, hay que reconocer que las consecuencias de no hacerlo no son igual de peligrosas en unos productos que en otros. Al ir dirigidos a la piel, lo más común es que si están en malas condiciones produzcan irritaciones, acné o eczemas. Sin embargo, para aquellos cosméticos que se utilizan muy cerca de las mucosas, el riesgo es mayor, ya que las infecciones pueden extenderse. 

Por supuesto, ese es el caso de los pintalabios. Pero también de las cremas para el contorno de los ojos, los correctores de maquillaje o los eyeliners y máscaras de pestañas, por ejemplo. 

Es curioso, pues es común leer sobre trucos para hacer que estas dos últimos duren más, como acercar calor a la punta del lápiz o añadir unas gotas de aceite a un rímel que se ha quedado seco. Pero no nos conviene alargar la duración. Si se encuentran en malas condiciones, ha llegado el momento de tirarlos. Además, añadir un líquido o calor lo único que hará será facilitar que proliferen los microbios.

En definitiva, sí, por fin podemos salir a la calle sin mascarilla y mostrando unos labios perfectos. Pero es buen momento para recordar dos cosas. Una, que la pandemia no se ha acabado y por eso debemos seguir manteniendo las distancias y usando mascarillas en lugares cerrados o muy masificados. Otra, que si no has usado el pintalabios desde antes de la pandemia, deberías comprar otro. El coronavirus no es nuestro único enemigo, hay otros patógenos ahí fuera. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.