A Neil Gaiman se le considera una de las personalidades públicas más accesibles en redes sociales. También uno de los escritores que se toma mayor tiempo y dedicación para interactuar con su base de fans. De modo que sus airadas reacciones y muy públicos enfrentamientos con usuarios durante los últimos días han sorprendido por su virulencia. 

¿El motivo? Gaiman ha debatido con cientos de seguidores enfurecidos por las decisiones que Netflix tomó para el casting de la futura serie basada en Sandman. El cómic, convertido en objeto de culto para la cultura popular, es uno de los proyectos más esperados de la plataforma. 

Buena parte de los fans que esperan con impaciencia su estreno se quejaron vía redes sociales de la elección del futuro elenco. El reparto, que incluye a Kirby Howell-Baptiste como Death y Mason Alexander Park como Desire provocó una instantánea polémica.

Ambos son los personajes más queridos por el fandom, y también los que han protagonizado varias de las líneas argumentales más recordadas. Por si eso no fuera suficiente, la elección del casting se une a los rumores de que la adaptación se tomará libertades considerables respecto al original. En conjunto, la noticia terminó por convertirse en un escándalo moderado en redes sociales y foros especializados.

Se ha hecho hincapié en la elección de Howell-Baptiste —  una actriz negra — para un personaje que en el cómic se representa como una mujer blanca. También se debatió el hecho de que Desire sea interpretado por un actor no binario. Al final, incluso se llegó a acusar a Gaiman de no defender la obra original de los cambios “inclusivos” o “de representación forzada en el futuro programa”. 

La reacción de Neil Gaiman no pudo ser más airada, y de hecho ha sorprendido a sus seguidores más fieles. “Me importa un carajo”, escribió el escritor en su cuenta oficial Twitter. “Pasé 30 años luchando con éxito contra las malas películas de Sandman. Me importa un carajo la gente que no entiende o no ha leído Sandman quejándose de un Desire no binario o que la Desire no es lo suficientemente blanca", escribió en una sucesión de tweets. El escritor dejó claro su malestar por las críticas y por lo que considera poco respeto a una amplia mitología basada en largos años de trabajo.

'Sandman': una vieja controversia en puertas

Sandman se ha convertido en uno de los cómics más populares de todos los tiempos. Publicada por Vertigo de DC comics, es una obra fundacional de la editorial y del mundo de las novelas gráficas. Neil Gaiman junto a Sam Kieth crearon un universo de rica mitología que además se expandió en volúmenes independientes. 

Por si eso no fuera suficiente, la obra cuenta con ilustradores que incluyen a Colleen Doran, Mike Dringenberg, Marc Hempel, Kelley Jones, Jill Thompson, Yoshitaka Amano y Michael Zulli. Publicada en 75 volúmenes de 1989 a 1996, es una mirada brillante a una serie de personajes y leyendas de origen mitológico. En la actualidad se le considera un clásico del mundo del cómic y también una de las llamadas “obras inadaptables” de Gaiman. 

No obstante, después de años de intentos, varios proyectos fallidos y una docena de guiones descartados, Netflix logró convencer a Neil Gaiman de la adaptación. Sin duda, el empujón definitivo provino del éxito de las series American Gods (otras más reconocidas del escritor) y Good Omens. Ambas producciones se convirtieron en éxitos de audiencia y crítica, que dejaron claro que la obra de Gaiman era adaptable a pesar de su complejidad. 

Una discusión inevitable

Durante los últimos días, la polémica escaló en medio de acusaciones de racismo y prejuicio. Neil Gaiman ha respondido a un número considerable de Tweets dejando claro su apoyo a las decisiones de Netflix sobre el elenco. De hecho, ha podido leerse al escritor respondiendo mensajes específicos con contenido discriminatorio. 

Hace unos días, y a la pregunta de si Desire era no binario en el material original, el escritor ha respondido directamente. “Bueno, sí. Pero tendrías que haber leído los cómics para saber eso. Y la gente gritona parece haberse saltado ese paso”.

El escritor también hizo retweet a la respuesta de un lector, en la que cuenta lo importante que resultó la elección de un personaje no binario para Desire. “Desire en Sandman fue realmente la primera vez que encontré en la ficción la idea de que una persona no es binaria. Me ayudó cuando la realidad me presentó personas no binarias, algunas de las cuales ahora conozco y amo”.

Neil Gaiman acusó a los críticos de haber malinterpretado o de no conocer el material original. Para el escritor se trata de una “evolución” de la obra para llegar un medio distinto y pidió “ver la serie” antes de emitir opiniones.