El pasado 18 de junio, una espiral en el cielo llamó la atención de cientos de personas en Nueva Caledonia y Vanuatu, en el suroeste del Pacífico. Como es lógico, no faltaron las teorías conspirativas sobre OVNIs. Sin embargo, no parecía ser un objeto, sino más bien el rastro de uno.

Poco después de su aparición, la Association Calédonienne d'Astronomie (ACA) hizo una publicación en Facebook en la que teorizaba sobre cuál podría ser su origen. Reconocieron no estar seguros, pero hay una teoría muy plausible para lo que pudo ser. Y lo más curioso es que, de ser así, podría repetirse de nuevo el mes que viene. Otra oportunidad para ver formas inusuales en el cielo. 

Una misteriosa espiral en el cielo

La espiral en el cielo apareció sobre las seis de la tarde, hora local. Algunas personas consiguieron incluso captar fotografías del curioso bucle.

En realidad, en mayo ya tuvo lugar un suceso similar en el mismo sitio

Según la ACA, ellos no son expertos en este tipo de fenómenos, pero es imposible no pensar en el suceso que tuvo lugar en Noruega en 2009.

Este ocurrió en plena noche, el 9 de diciembre de aquel año. Aunque se la conoce como espiral anómala de Noruega, también pudo verse y fotografiarse en Suecia. Estaba compuesta por un rayo azul, seguido de una espiral grisácea, cuyo origen, en un inicio, fue un misterio.

Justo un mes antes había ocurrido algo parecido, aunque menos impactante. Aun así, fue eso lo que hizo comprender qué estaba pasando, ya que ambos espectáculos coincidieron con dos pruebas fallidas de lanzamiento de misiles balísticos rusos. Lo reconoció el propio Ministerio de Defensa de dicho país poco después. Al parecer, un error en el despegue provocó que saliera con un ángulo equivocado, girando en llamas. 

Por lo tanto, quedaba saber si había tenido lugar algún lanzamiento cerca del Pacífico cuando se observó aquella espiral en el cielo. Curiosamente, no solo resultó que sí. Ahora sabemos que, al igual que en Noruega, algo parecido pero menos llamativo se vio en mayo. Basta con analizar la hora para comprobar que en ambos casos ocurrió media hora después del lanzamiento de un cohete chino Long March 2C. Esta vez no fue fallido, pero el ángulo de lanzamiento pudo generar esa curiosa figura. 

ACA

Es la opción más plausible. Además, de ser así, podría repetirse en julio, pues se espera un lanzamiento similar. Así que no, no es un objeto volador no identificado. Es el rastro de un objeto que ya se identificó. No hay conspiración, pero es interesante.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.