Ikea y Sonos han presentado oficialmente su más reciente producto de la familia Symfonisk. Se trata de un altavoz integrado en una lámina decorativa cuyas características se habían filtrado parcialmente a principios de junio.

Uno de los aspectos más destacados de este nuevo altavoz de Ikea es, sin dudas, la personalización. La lámina frontal, que esconde los altavoces debajo, es desmontable. Esta característica permite elegir entre una amplia variedad de colores y diseños para la parte visible del dispositivo.

Los diseños, según indica Ikea, corresponden a la artista Jennifer Idrizi. No obstante, la disponibilidad de estos dependerá del país o la región. Como consecuencia de la personalización, la prolijidad toma un aspecto relevante. En ese sentido, el cable de alimentación puede ser ubicado en la parte posterior en varias direcciones, dependiendo de dónde esté la toma de corriente más cercana. Además, el puerto de energía permite conexión en cadena.

¿Y si sobra cable? Sin problemas. El nuevo altavoz de Ikea y Sonos cuenta con un área para almacenar el cable adicional, de modo tal que no tenga que ser recogido o que rompa la armonía visual que pretende otorgar este producto. No obstante, también incluye un pie que puede ser colocado para ubicar el dispositivo en el suelo.

El altavoz de Ikea+Sonos: diseño y calidad de sonido

No solo se trata de diseño, sino también de la experiencia de sonido que es capaz de ofrecer el dispositivo. En este sentido, Ikea asegura que la colaboración con Sonos ha permitido crear un producto que se ubique de una manera diferente a los altavoces tradicionales sin sacrificar calidad.

El nuevo dispositivo de la familia Symfonisk admite todas las funciones de la aplicación Sonos para smartphones, incluido el acceso a Sonos Radio y Apple AirPlay 2, pero no cuenta con Bluetooth. Como era de esperar, se puede emparejar con otro similar para un lograr sonido estéreo. Además, es compatible con Sonos Playbar, Playbase, Sonos Amp, Sonos Arc y Sonos Beam.

El nuevo altavoz Symfonisk de Ikea mide 55 centímetros de alto, 40,64 centímetros de ancho y 5,08 centímetros de profundidad. Sus dimensiones son como las de una lámina decorativa clásica. Los controles están ubicados en la parte posterior del lado izquierdo del marco.

De acuerdo a lo informado por el evento Symfonisk en vivo, el nuevo altavoz se ofrecerá a un precio de 199 dólares. Estará disponible desde el 15 de julio en Norteamérica y Europa en tiendas físicas y en la página web de Ikea.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.