La salud es una de las áreas más importantes para Apple. Prueba de ello son las numerosas funciones del Apple Watch y el resto de dispositivos de la marca, como el iPhone. Pero los planes de la firma de Cupertino van más allá de añadir un puñado de funciones a sus dispositivos. The Wall Street Journal ha revelado que la compañía trabajaba en un proyecto para crear sus propias clínicas de atención primaria.

Esta idea comenzó en 2016. El plan inicial era establecer un servicio médico de atención primaria, con personal sanitario contratado por Apple y clínicas propias que ofrecieran diagnósticos a través de la información facilitada por los iPhone y Apple Watch de los usuarios. Fuentes cercanas al proyecto mencionan que la compañía estuvo meses investigando cómo los datos de salud del iPhone podrían utilizarse para la atención médica. Concluyeron que un sistema de salud propia sería la mejor opción.

Un año después de la idea inicial, en 2017, Apple comenzó a hacer pruebas con clínicas para empleados cercanas al Apple Park. El objetivo era crear centros de pruebas para este servicio de salud, que funcionaría como un plan de suscripción y ofrecería asistencia médica presencial o virtual, así como seguimiento de la salud a través de los dispositivos de la compañía.

El proyecto de Apple, "estancado" por preocupaciones de algunos empleados

Imagen: Laurenz Heymann.

Pese a la interesante idea de Apple por crear clínicas propias que saquen el máximo partido a los diagnósticos del Apple Watch, la compañía parece haber pausado el proyecto por la preocupación de algunos empleados al plantear preguntas internas sobre la integridad de los datos de salud obtenidos mediante las diferentes pruebas. Según la fuente, las malhumoradas respuestas del Dr. Desai, líder del proyecto, sugerían que ese tipo de consultas no eran bienvenidas, causando que una de las gerentes abandonara la compañía.

Una de las pruebas del proyecto consistía en una app que permitía chatear con el personal médico. La aplicación, disponible para el personal de Apple, tuvo un bajo número de registros. Algunos empleados dudaron sobre la inexactitud de los resultados obtenidos a través de la app y cómo se trataban los datos y análisis.

Apple parece haber desviado sus planes de salud a integrar nuevas funciones relacionadas en los Apple Watch y otros productos de la marca. Los nuevos relojes inteligentes de la marca incorporan, además del electrocardiograma, un medidor de oxígeno en sangre (SpO2). Según las últimas filtraciones, los futuros Apple Watch incluirán un sensor de temperatura y escáner de glucosa.