Gracias a un telescopio, Galileo Galilei fue capaz de observar la Luna, las estrellas y Júpiter en 1610. Ahora, nuestro planeta cuenta con múltiples observatorios con gigantescos telescopios terrestres que observan el sistema solar y mucho más allá. Además, también los hemos enviado al espacio, con la idea de investigar más sobre el universo.

Antes de hablar sobre los tipos de telescopios terrestres; comentemos qué son y para qué sirven. Empecemos por los telescopios ópticos, que son los más conocidos (aunque no los únicos). Un telescopio terrestre óptico es aquel que se encuentra en la Tierra y que usa espejos y la luz para aumentar las imágenes. Por ejemplo, los clásicos telescopios para que los niños (o no tan niños) observen las estrellas desde el patio de casa son de este tipo. Y muchos observatorios tienes enormes telescopios ópticos para observar el universo.

Como decíamos, los telescopios terrestres, sean ópticos o de otro tipo, lo que hacen es ayudarnos a observar mejor los cuerpos que aparecen cielo; ya que el ojo humano no es suficiente para distinguirlos. Este es el principal objetivo de los observatorios, de ahí su nombre. Desde mirar los planetas del sistema solar como Venus o Júpiter, hasta las estrellas más lejanas. Incluso hemos conseguido sacar una fotografía de un agujero negro con las observaciones que se pueden hacer desde la Tierra. Sin embargo, no son las únicas; porque los telescopios espaciales también nos ayudan. Pero de estos hablaremos un poco más adelante.

Tipos de telescopios terrestres

Foto por Thanh Nguyen en Unsplash

Los telescopios pueden ser de varios tipos. El óptico es el más conocido, pero también pueden ser radiotelescopios o telescopios infrarrojos.

Los radiotelescopios en realidad son antenas que captan ondas de radio. Es diferente porque más que para ver sirve para escuchar. Un ejemplo es el Very Large Array en Nuevo México, ALMA en Chile o, hasta hace bien poco, el de Arecibo. Este último, además, es el que aparece en la película Contact.

Otro forma de mirar al cielo es a través de los infrarrojos. Gracias a estos telescopios se puede mirar a través del polvo que hay en el espacio, que suele bloquearlo todo; pero que en el infrarrojo se vuelve transparente. De este modo, tenemos acceso a regiones del universo que antes no habríamos podido ni soñar. Hay varios de estos telescopios: el Very Large Telescope del Observatorio Europeo del Sur (ESO); el Observatorio de Mauna Kea en Hawái y el Observatorio Paranal en Chile.

En el caso de los telescopios infrarrojos se puede decir que son más un modo que un telescopio distinto. Si nos fijamos en los ejemplos, algunos ópticos e infrarrojos coinciden. Como es el caso del Observatorio de Mauna Kea, del Very Large Telescope y muchos otros de los que no hemos hablado. En definitiva, mediante instrumentos añadidos se puede conseguir que un telescopio óptico observe el espacio a través del infrarrojo.

Telescopios terrestres en España

Sigamos con los telescopios terrestres. En España hay tres observatorios: dos en Canarias (observatorios del Teide y Roque de los Muchachos) y otro en Calar Alto (Andalucía).

En Calar Alto cuentan con "tres telescopios con aperturas de 1,23m, 2,2m y 3,5m" en la Sierra de Los Filabres, al norte de Almería. Un cuarto telescopio de 1,5m se encuentra en la montaña y está operado por el Observatorio de Madrid, según explican en su web. Por desgracia, en estos momentos no se está utilizando.

En el Observatorio de Calar Alto cuentan con varios instrumentos que ayudan a conocer mejor el universo. Uno de ellos es CARMENES, que es un "espectrógrafo" que "se diseñó para buscar planetas de tipo terrestre en la zona de habitabilidad; o región en torno a una estrella donde las condiciones permiten la existencia de agua líquida", indican desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA).

Teide

En el Observatorio del Teide se han especializado en observar el Sol, aunque esto no es lo único que hacen. Pero debido a "su situación geográfica" y "unida a la transparencia y excelente calidad astronómica de su cielo", este observatorio se reserva preferiblemente para observar a nuestra estrella, según explican desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC, por sus siglas).

"Se concentran en él los mejores telescopios solares europeos, como el GREGOR, de 1,5 m de diámetro, y quizá el futuro European Solar Telescope (EST), que con 4 m de diámetro será el mayor en Europa para estos estudios".

Roque de los Muchachos

El cielo de Canarias parece ser un lugar extraordinario para la observación ya que alberga dos observatorios. "Gracias al cielo de La Palma, este observatorio reúne las mejores condiciones para la investigación astronómica", indican desde el IAC.

En el Observatorio del Roque de los muchachos se encuentra el "mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo"

Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC)

Estas condiciones son tan fundamentales para la astronomía, que el Observatorio del Roque de los Muchachos "está atrayendo a algunos de los telescopios gigantes del futuro así como a la nueva generación de telescopios Cherenkov destinada al estudio del universo en rayos gamma de muy alta energía".

Pero hablemos de lo que hay actualmente en este observatorio. Y es que en estos momentos el IAC tiene en La Palma el "mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo" y "una veintena de otros telescopios e instrumentos astronómicos para distintos tipos de estudio".

Telescopios espaciales

Foto por NASA en Unsplash

Estos son algunos de los telescopios terrestres actuales. Pero hablemos de los telescopios espaciales y qué ventaja tienen frente a los terrestres.

Una de las grandes dificultades a la hora de mirar el espacio desde la Tierra es la atmósfera. Esta puede interferir en las observaciones de dos maneras. La primera es distorsionando las imágenes. Y la otra tiene que ver con los telescopios ultravioletas. Y es que que la energía ultravioleta apenas atraviesa la atmósfera.

Este es uno de los motivos por los que se envían algunos al espacio, como el telescopio espacial Hubble, que se encuentra a las puertas de la jubilación. O el telescopio espacial James Webb que, si todo sale según lo previsto por la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA); irá al espacio el próximo mes de octubre.

Esto solo es una cercamiento muy básico a los tipos de telescopios, terrestres o espaciales, que hay. No hemos hablado de los tipos de telescopios ópticos ni de todo el trabajo que se puede hacer con ellos. Desde ver supernovas hasta encontrar nuevos exoplanetas. Lo que sí es importante es tener claro que los telescopios son una de las herramientas básicas de la astronomía. Porque mirar al cielo solo con nuestros ojos no es suficiente.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.