Quienes hayan visto Buscando a Nemo recordarán a un extraño pez que habita en las profundidades del océano y tiene una especie de bombilla que le sale de la cabeza. Hay varios tipos de peces con esta característica, pero lo que se ha encontrado en este caso es un pez balón (o Pacific Football Fish en inglés). Y se le llama así debido a su forma redondeada. A pesar de que estos tipos de peces viven en las profundidades, en este caso ha llegado hasta aguas menos profundas en el condado de Orange, en California; según informó The Guardian.

Es muy extraño que estos peces aparezcan en las playas. Y es que estos peces abisales rara vez se encuentran en las orillas, ya que su lugar favorito son las profundidades. Por eso resulta extraño que el pasado viernes, 9 de mayo, uno de estos peces balón fuera encontrado en la playa de Crystal Cove. Y, además, que lo hiciera en un estado tan perfecto también es muy difícil.

"Ver un pez de este tipo intacto es muy raro, y se desconoce cómo o por qué el pez terminó en la orilla", escribió el personal del Parque Estatal de Crystal Cove en un post en su página de Facebook. "Lo que pasa con este pez balón es que estaba casi perfectamente intacto. ¿Cómo llegó desde las profundidades?", se pregunta Jessica Roame, coordinadora de educación de Davey's Locker Sportfishing & Whale Watching.

Así es el pez balón

En este caso, el personal del Parque Estatal de Crystal Cove creen que se trata de un pez balón, dentro del género Himantolophus. Sobre cómo este pez balón ha llegado hasta las orillas de California no podemos saber mucho más. Pero sí podemos conocer un poco más sobre este tipo de peces, que suelen encontrarse a más de 914 metros de profundidad.

En el mundo hay alrededor de unas 200 especies de peces Lophiiformes, de los que forman parte el pez balón y el rape. En el caso de este pez abisal, los expertos creen que se trata de un pez balón del Pacífico, aunque también pueden vivir en el Atlántico y en el Índico.

Como vemos en las imágenes, se trata de un pez con dientes afilados y puntiagudos. Además, de su cabeza sale una protuberancia con forma de caña de pescar que termina en una especie de bombilla bioluminiscente. Con este señuelo puede "atraer a la presa en la oscuridad" tal y como vimos en la película de Pixar Buscando a Nemo.

Muchos de los peces Lophiiformes, incluido el pez balón, tienen una extraña manera de reproducirse

Las hembras de pez balón pueden llegar a medir 60 centímetros mientras que los machos tienen un tamaño mucho mejor debido, probablemente, a que tiene una manera un tanto inusual de reproducirse. Y es que "los machos se aferran a la hembra con sus dientes y se convierten en parásitos sexuales, uniéndose finalmente a la hembra hasta que no queda nada de su forma, salvo sus testículos para la reproducción", comentaron en Facebook. De esta manera, una vez el macho ha encontrado una hembra, se unen para siempre y pasan a ser uno.

En definitiva, tanto los peces abisales en general como los peces balón en particular son muy interesantes; no solo por su extraña forma de encontrar comida gracias a su bombilla sino, además, por su forma de reproducirse.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.