La mujer en la ventana lo tenía todo para ser un éxito. Un elenco extraordinario encabezado por Amy Adams y Gary Oldman, un buen guion y un libro origen convertido en best seller. Pero por motivos no muy claros, la que podía haber sido una de las grandes películas de Netflix de la temporada resultó ser una mezcla decepcionante de estilos y ritmos. Incluso su talentoso elenco fue criticado y ha sido señalado en medio de la debacle. ¿Qué salió mal?

Podría argumentarse que no es la primera vez en que una gran producción falla al ensamblar un producto final exitoso. Pero en especial, La mujer en la ventana es también el reflejo de un esquema que después del parón de la pandemia resulta inviable. No se trata solo de su fracaso en la crítica, sino el hecho de que su poco atractivo refleja un proceso interno en la meca del cine. 

En cualquier otro momento, estrenar la película incluso con sus evidentes problemas de argumento y caótica historia habría sido un experimento. Con un elenco de estrellas, una historia llamativa y una campaña publicitaria corta habrían asegurado hace años, al menos, recuperar la inversión base. Pero los pobres resultados de la película hicieron que durante el fin de semana de su estreno la prensa especializada se hiciera preguntas. 

IndieWire consultó a un panel de expertos y todos llegaron a la misma conclusión: la película habría sido un fracaso de taquilla. Uno, además, en un momento en el que cine no puede permitirselo. 

De modo que, después de años de utilizar fórmulas semejantes en busca del éxito, la película de Netflix demuestra que el cine cambió. Especialmente en la forma en que se analiza el recorrido de una película hasta el público. Si antes una costosa producción con grandes nombres aseguraba al menos el interés, el fracaso de La mujer en la ventana indica un síntoma claro.  La industria, que aún se recupera de lo ocurrido después de un año de paralización, no puede permitirse el lujo de un fracaso a gran escala. Que es, de hecho, lo que habría ocurrido con la película de Joe Wright de haber llegado a las salas de cine. 

'La mujer en la ventana', un largo recorrido

En cualquier otro momento, una película encabezada por una nominada al Oscar y el ganador del galardón por mejor actor tendría su estreno asegurado. Eso, incluso si el guion pudiera no convencer del todo a un público.

Pero en el caso de La mujer de la ventana, el riesgo habría sido doble. La película fue producida por la división Fox 2000 antes de que el estudio Fox fuera vendido a Disney. Ya entonces, el material original ya había sido criticado por su falta de originalidad. La novela, un best seller, tenía un parecido más que preocupante con La ventana indiscreta de Hitchcock. Con todo, Fox 2000 compró los derechos del libro y comenzó la producción. La fecha para el estreno se pautó para el 4 de octubre del 2019. 

Elizabeth Gabler, productora de la división del estudio, había tenido éxito adaptando éxitos literarios durante casi diez años. El resultado de su trabajo llevó al cine éxitos como El Diablo viste de Prada y La vida de Pi . De modo que comprar los derechos del libro de A.J. Finn, a pesar de las dudas, se tomó como una decisión de mercado.

Pero los problemas para La mujer en la ventana comenzaron pronto. La producción fue accidentada, lenta y problemática. A principios del 2018, Scott Rudin fue acusado de abuso en el lugar de trabajo. En plena época #MeeToo fue apartado de producciones mayores. Y eso provocó que La mujer en la ventana detuviera sus primeros movimientos. 

Poco después, el novelista A.J Finn (seudónimo de Dan Mallory), fue acusado de plagio. La acusación más grave surgió de New Yorker, que en 2019 hizo un estudio pormenorizado del plagio de la novela. Para mitad del año, ya se hablaba que el texto había al menos copiado de manera directa la estructura de la película Copycat de 1995. 

En medio de ambas situaciones. La producción se detuvo del todo. Pero aun así, no fue descartada. ¿El motivo? El elenco.

'La mujer en la ventana' y la controversia

Netflix

Fox 2000 decidió no estrenar la película en la fecha pautada. Entonces, ocurrieron varias cosas a la vez. Disney logró comprar a FOX, hizo una selección de contenido y decidió que FOX 2000 desaparecería. Mientras tanto, asumió los costes para culminar la grabación de la película. 

¿El motivo? Un solo nombre: Amy Adams, considerada la mejor actriz de su generación. Junto a ella, Julianne Moore y Gary Oldman aseguraban un estreno tibio con algunas críticas moderadas. El material se mantuvo como reserva, en espera que la tormenta a su alrededor pasara. 

Finalmente, para comienzos del 2020, Disney comenzó a realizar diversos tanteos sobre el material disponible en catálogo. La mujer en la ventana sorprendió a los ejecutivos — y no de buena manera — después de un estreno con público seleccionado. 

Las críticas fueron directas y duras. Todas se enfocaron en la falta de orden, coherencia y en el peligroso parecido de la película con clásicos y películas referenciales. Se ordenó entonces una reescritura a manos de Tony Gilroy, experto en recuperar guiones con problemas de continuidad. Pero aun así, la película siguió siendo objeto de profunda desconfianza.

Pese a todo, todavía figuraba entre las listas de los posibles estrenos en Hollywood para marzo del 2020. Y fue entonces cuando la pandemia cambió el panorama del éxito y la posibilidad en pantalla de La mujer en la ventana

El anuncio de la forma de ver el cine en el futuro

Netflix

Godzilla vs. Kong fue el primer gran éxito de taquilla del 2021. Le siguió la sorpresiva Demon Slayer, basada en un popular anime japonés. Ambas películas son entretenimiento puro, creado para un público variado. Después de la decepción de Tenet de Nolan, los estudios comprendieron el mensaje. Los grandes estrenos en el cine dependían de su posibilidad de dar ganancias. 

La mujer en la ventana pasó todo el 2020 en medio de un debate a puertas cerradas sobre su posibilidad de ser estrenada. Se trataba de un drama adulto con un elenco formidable. ¿Podría valer la pena el riesgo? Después de los resultados decepcionantes de Tenet y otras producciones de corte selecto, el film volvió a retrasarse. 

Para finales de año, era material incómodo. Y uno que no encajaba en los planes de un Hollywood dispuesto a recuperarse a partir de espectáculo puro. 

Entonces, La mujer en la ventana sufrió un nuevo y definitivo retraso. Fox 2000 fue cerrada el 14 de mayo de 2021 y el film padeció su último revés. La película fue vendida a Netflix por una cifra no revelada, pero que trascendió que podía ser tan baja como para resultar vergonzosa. Estrenada el 14 de mayo, las durísimas críticas se confirmaron. Con un calificación de 40 en Metascore, se convirtió en un fracaso significativo. Incluso para Netflix, que se encontró con una película llena de rostros oscarizados que le supuso una decepción. 

¿La mujer en la ventana habría tenido alguna oportunidad en taquilla? Antes del 2019 quizás habría tenido un estreno tibio con algunas ganancias. Es probable que los productores hubiesen sido más indulgentes con su trayecto a la pantalla grande. Pero ahora, el streaming es el equivalente a lo que en la década de los ochenta fue el formato de video. Hollywood está depurando sus formas de estreno.

Y eso quiere decir, que la época en que un gran elenco o una repercusión considerable de guion aseguraban un estreno, terminaron. Todo un nuevo trayecto para una nueva era en el mundo del cine y la distribución de sus grandes éxitos.