Los AirTag ya llevan unos días con nosotros, y lo cierto es que ya se están viendo todo tipo de soluciones que van más allá de localizar nuestros objetos perdidos, como mochilas o llaves. Y es que, con un poco de imaginación (quitando, eso sí, los límites a la privacidad que aplica Apple), podemos usarlos en toda clase de situaciones.

Uno de esos usos curiosos del AirTag ha sido el de comprobar cómo de efectivo es usar estas etiquetas de Apple para seguir la ubicación de un objeto. ¿Cómo? Insertandola en una carta enviada a través del servicio de correo postal de Reino Unido.

Un usuario de AirTag ha utilizado la red Find My (Buscar) de Apple para rastrear la ubicación de una carta. Todo mientras recorría Reino Unido de una ciudad a otra a través del servicio postal. Y el resultado ha sido bastante exitoso.

AirTag tras la pista de una carta

El viaje ha sido rápido, y gracias a la red distribuida de dispositivos de Apple, de la que se nutre Find My (Buscar) para saber en todo momento la ubicación de un AirTag, se pudo seguir el recorrido de la carta. Mientras, el dueño estuvo al tanto siempre de su localización:

Mi AirTag no tardó en comenzar su viaje. A las 5:49, había comenzado a moverse, entrando en Stratford-upon-Avon, presumiblemente para ser cargado en un camión para ir a la siguiente ubicación. Alrededor de las 6:40, había abandonado la ciudad y se dirigía al norte.

A las 7:30, llegó al South Midlands Mail Center, un "centro de procesamiento de correo altamente automatizado", un sitio masivo similar a un almacén donde se clasifica el correo. La presencia de incluso un empleado con un ‌iPhone‌, con ‌Find My‌ activado, fue suficiente para registrar esta ubicación, pero es probable que muchos de los empleados tengan iPhones.

El vídeo completo del recorrido del AirTag (y de la carta) puede verse en el blog de Kirk McElhearn. Además ha contado cómo ha sido todo el proceso y cómo lo hizo. Simplemente sincronizó una AirTag con su iPhone y la metió dentro de un pequeño sobre de burbujas. Echó la carta al correo y sigue todo el recorrido.

Gracias a que el sistema de alerta de las AirTag tienen un tiempo prudencial, y que la carta llegó bastante rápido a su destino, la alarma del dispositivo no saltó pese llevar un tiempo alejada del iPhone de su dueño, tal como te explicamos en nuestro vídeo:

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.