En trece meses de pandemia de COVID-19 se han desarrollado muchos tipos de test de coronavirus. Según si queremos encontrar infecciones en curso o pasadas, si necesitamos un resultado rápido o si queremos detectar hasta las cargas virales más bajas, podremos recurrir a opciones como el test rápido de anticuerpos, el test de antígenos o la PCR. Desgraciadamente, ninguno es capaz de predecir si una infección terminará siendo grave. Pero eso podría cambiar pronto.

Y es que eso precisamente es lo que ha conseguido un equipo de científicos de la Universidad de California, con el test de coronavirus que acaban de describir en un estudio publicado en mSphere.

Se trata de un test de anticuerpos, ligeramente diferente a los que se han venido utilizando hasta ahora. ¿Pero en qué consiste exactamente?

Un test de coronavirus para anticiparse a la enfermedad

A día de hoy no existe ningún tratamiento 100% efectivo contra la COVID-19. Es precisamente por eso por lo que las vacunas del coronavirus son la mejor opción para combatirlo. 

No obstante, sí que hay fármacos, usados previamente con otros virus, que dan buenos resultados si se utilizan rápido, antes de que la enfermedad empeore mucho. El problema es que a veces ese empeoramiento se da en cuestión de pocas horas, dificultando estos procedimientos. Por eso, sería muy útil predecir quiénes enfermarán gravemente.

Los test de coronavirus actuales son incapaces de hacerlo. Como mucho, en el caso de la PCR, detectan cómo de alta es la carga viral. Pero una carga viral no tiene que ir asociada necesariamente a un peor pronóstico de la infección.

Estos científicos consideraron que sería más útil un test dirigido a la detección de anticuerpos. Pero no de cualquier anticuerpo.

Cuidado con los anticuerpos que buscas

El SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, tiene 55 epitopos diferentes o, lo que es lo mismo, 55 lugares a los que pueden unirse los anticuerpos generados en nuestro sistema inmunitario.

El SARS-CoV-2 tiene 55 puntos a los que pueden unirse los anticuerpos generados en nuestro organismo

El mejor estudiado es el correspondiente a la proteína S, utilizada por el virus como llave para entrar a las células que infecta. Es precisamente la proteína que, de un modo u otro, usan la mayoría de vacunas contra el coronavirus para estimular el sistema inmunitario.

A pesar de la importancia de esta proteína, detectar los anticuerpos que se generan contra ella no resulta muy efectivo. Estudios anteriores han demostrado que es imposible predecir la gravedad de la infección a través de ellos. Pero no ocurre lo mismo con el epitopo 9, correspondiente a la proteína N.

Muchos de los test de coronavirus basados en anticuerpos que se usan en la actualidad detectan precisamente aquellos dirigidos a esta proteína. De hecho, es el motivo por el que la mayoría de test rápidos no pueden decirnos si hemos generado ya anticuerpos tras la vacuna. Esta hará que se sintetice en nuestro organismo la proteína S, por lo que solo se detectarían los anticuerpos que van dirigidos a ella.

¿Cuál es entonces la diferencia entre esta nueva prueba y las anteriores? Básicamente, que une dos importantes cualidades. Por un lado, detecta el epitopo 9 de la proteína N, asociado a infecciones más graves. Por otro, se utiliza junto a una herramienta que clasifica a los pacientes por factores de riesgo.

Primeras pruebas exitosas

Para comprobar la eficacia de este test de coronavirus, sus desarrolladores lo han probado con 86 pacientes diagnosticados con COVID-19.

Al hacer un seguimiento de la evolución de su enfermedad, comprobaron que aquellos que generaron más anticuerpos contra el epitopo 9 tuvieron un peor pronóstico. Y es algo que pudieron detectar con su prueba con un 92% de sensibilidad. 

Los anticuerpos comienzan a generarse entre 1 y 6 días después del inicio de síntomas, por lo que estos científicos creen que podría ser una herramienta muy útil para anticiparse a la enfermedad, prescribiendo tratamientos adecuados. Y lo mejor es que, para ello, toda las herramientas que emplean son fácilmente accesibles en cualquier laboratorio de diagnóstico. Sería necesario seguir probándolo; pero, desde luego, parece un método muy prometedor. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.