La última vez que vimos al Loki del Universo Cinematográfico de Marvel acababa de robar —de nuevo— el teseracto y había emprendido la huida con un destino desconocido. Ahora, el más reciente trailer de la serie que se emitirá en Disney Plus, nos muestra un adelanto de lo que sucederá después. Al parecer, el antihéroe favorito de todos tendrá que colaborar con la AVT (Agencia de Variación Temporal) para arreglar el entuerto que él mismo causó. 

Pero mientras todo eso ocurre, la expectativa por la más reciente serie de Marvel de Disney Plus reavivó la vieja polémica. ¿Cuánto se parece el Loki de Marvel a su versión mitológica?. ¿Veremos un poco más de la enigmática y casi siempre peligrosa personalidad del dios de la mentira y la trampa? 

En realidad, el universo de Thor en el cómic brindó un lustre levemente siniestro y hasta burlón al dios nórdico. No obstante, su referente inmediato en el folclore es más extraño, pendenciero, y sin duda peligroso. Si algo heredó Loki de su contraparte mitológico es su habilidad para mentir y engañar mientras se gana las simpatías de sus adversarios. 

El Loki de Marvel: malvado, carismático y confuso

Por supuesto, el Loki de Marvel conserva las mejores características de su yo mitológico, en especial la complicada relación con su hermano. Desde la primera película de Thor, quedó establecida la histórica base que definirá al personaje en adelante. Ambos rivalizan, después se enfrentan, y al final son enemigos declarados. 

La situación se hace más complicada en Avengers (2012), en la que Loki está más que decidido a conquistar la Tierra. Al final, termina por ser atrapado por su hermano y llevado de vuelta a Asgard.

Ya en Thor: The Dark World se encuentra prisionero y la enemistad con Thor se transforma en una complicidad forzosa. Algo que llega a una dimensión completamente nueva en Thor: Ragnarok. En la película, Loki se redime y termina por ser el compañero de batalla de su hermano.

Y para completar su largo arco de redención, en Avengers: Infinity War, el personaje muere asesinado por Thanos. Solo para que en Avengers: Endgame le veamos robar el teseracto y escapar en rápida huida sin que, por ahora, sepamos a dónde. O cuándo. 

La rápida secuencia de eventos, resumen de manera más o menos apropiada —pero sin duda superficial— al Loki del cómic. Eso a pesar que buena parte de sus retorcidos y complicados arcos, en especial sus sucesivas resurrecciones, quedan fuera del cuadro. Pero en esencia, la Saga del Infinito del Universo Cinematográfico de Marvel muestra al personaje en todo su extraño esplendor.

Una vida complicada: Loki y su recorrido por la oscuridad

Según el libro Gylfaginning, que resume la mitología nórdica, Loki era el hijo del gigante Farbauti y de la diosa Laufey. Farbauti se encontraba en guerra con los principales dioses nórdicos y como hijo de un gigante enemigo de buena parte de las figuras de poder y una deidad, Loki fue considerado peligroso desde su niñez

Mujeriego, tramposo y traicionero, el dios de la mentira hizo honor a su título por buena parte del ciclo mitológico nórdico. Casado con la diosa Sigyn, tuvo una aventura con la gigante Angrboða, que le valió castigos divinos.

Su hija Hel, era la reina de Niflheim, uno de los nueve mundos del Yggdrasi y el más tenebroso. Por otro lado, también es padre de Fenrir, el lobo que está profetizado para matar a Odin en Ragnarök. Y por si eso no fuera suficiente, también es madre de Jörmungandr, la Serpiente del Mundo desterrada a los mares.

Si has prestado atención hasta aquí, seguro has encontrado algunas relaciones claras con las películas. La Hela (Hel) de Marvel, que en su universo cinematográfico es la hermana de Thor, es en realidad la hija de Loki. Y el lobo que la lleva a cuestas sería a su vez su hermano. Una historia curiosamente omplicada. 

Y si creías que todo era extraño (¡realmente extraño!) hasta aquí, hay más particularidades de la personalidad mitológica de Loki que te desconcertarán. Loki es la madre del corcel de ocho patas de Odín, Sleipnir. El extraño hilo filial ocurrió después de que Loki se convirtiera en yegua, cambiara de sexo, y tuviera relaciones con un semental. El resultado fue la montura tradicional de su padre al surcar el cielo. 

Los intrincados lazos de sangre en la próxima serie del Universo Cinematográfico de Marvel

Pese a todo, en el Universo Cinematográfico de Marvel, Loki y Thor son hermanos. O al menos, les han criado como tales. Pero en la mitología nórdica, Loki hizo un juramento de hermandad con Odin, lo que le convierte en tío de Thor. O algo parecido. 

Sea cual sea su parentesco, también en la mitología, Thor y Loki tienen una relación tirante y dura. En el poema Lokasenna, ambos tienen una relación basada en el conflicto. Sin embargo, en la recopilación titulada Þrymskviða son más cercanos.

Incluso se cuenta que Loki fue el acompañante de Thor cuando una criatura mágica roba el martillo Mjolnir del dios nórdico. De hecho, según la Prose Edda del siglo XIII de Snorri Sturluson, Loki fue quien otorgó el Mjölnir a Thor.

Las diferencias entre la forma de analizar a Loki residen, en esencia, de la procedencia del texto. Lo que sí está claro es que Marvel logró captar la esencia de la extraña relación entre Loki y Thor. Tanto en el cómic como en su universo cinematográfico, ambos son rivales colaboran de forma esporádica. Lo que no evita que el dios de la travesura sea, de vez en cuando, todo lo tramposo que se espera de él. 

¿Podrá la venidera serie de Marvel resumir todos los extraños aspectos del personaje? Queda por saber, en realidad, cuál será el punto de partida de la historia. Pero por ahora, hay algo claro: hay dios de la travesura para un buen rato y una buena colección de historias que contar.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.