Cuando hablamos de internet, solemos definirla como una red de redes. Es decir, ordenadores y servidores conectados entre sí por todo el mundo. Algunos de estos servidores son accesibles fácilmente gracias a los motores de búsqueda, que indexan sus páginas y contenidos. Otros de estos servidores, en cambio, permanecen algo más ocultos porque los motores de búsqueda no se interesan en ellos o porque sus creadores bloquean a los buscadores por motivos varios. En este grupo se engloba la conocida como Deep Web. Pero, ¿qué es la Deep Web y cómo entrar en la Deep Web?

Técnicamente, lo que llamamos como Deep Web o internet profunda es básicamente todo ese contenido online que no está indexado en los buscadores de internet como Google, Bing, Baidu, Yahoo! o Yandex, por citar los cinco grandes motores de búsqueda en todo el mundo. A la Deep Web también podemos llamarla internet invisible o internet oculta.

En este lado oscuro de internet encontramos páginas privadas, bases de datos, páginas normales y corrientes desindexadas de Google u otros buscadores a propósito… Sin embargo, ciertos medios de comunicación y autoproclamados expertos han hablado de la Deep Web como algo oscuro y repleto de contenido ilegal o peligroso. Vamos, que muchos confunden la Deep Web con la Dark Web.

Si quieres comprar armas, medicamentos, drogas o contratar a sicarios o hackers, en la Dark Web encontrarás todo esto y mucho más. Es en la Dark Web donde se une todo aquello de internet que no debería estar online por ir contra las leyes de decenas de países de todo el mundo. Por ello su acceso es más complicado y se basa en darknets que, en muchas ocasiones, requieren invitación previa. Sin embargo, la Deep Web no es tan exótica como la pintan.

Qué es la Deep Web

El concepto nace en 2001. Lo acuña el experto Michael Bergman al hablar de cómo accedemos a internet a través de los buscadores. Los motores de búsqueda indexan contenido y este contenido aparece en las páginas de resultados al buscar algo en Google o similares. Todo lo que no está en Google difícilmente será visible por la mayoría de usuarios de internet, ya que el buscador es nuestra puerta de entrada a la web.

Y si actualizamos la definición de Deep Web al presente, además de los buscadores, las redes sociales también juegan un papel importante. Todo aquello que no esté en Facebook, Instagram o TikTok, será más difícil de encontrar. Con todo, hay varias maneras de cómo entrar en la Deep Web.

Hay sitios web que deciden bloquear la indexación de Google. Otros, simplemente, no han sido encontrados, por lo que no aparecerán en los buscadores busques lo que busques. Sólo podrás acceder al contenido que cae en la Deep Web si conoces la dirección exacta. En ocasiones, ni siquiera tienen un nombre de dominio y se limitan a una dirección IP. En la Deep Web encontramos páginas personales de uso propio, zonas privadas de páginas empresariales, webs privadas de organismos o instituciones… La lista es extensa.

En resumen, el contenido que forma parte de la Deep Web se puede dividir en dos. Uno, aquel contenido al que puedes acceder simplemente indicando su nombre de dominio o dirección IP pero que no aparece en los buscadores. Dos, aquel contenido inaccesible porque, además de estar desindexado de los buscadores, está bloqueado con usuario y contraseña: cuentas bancarias, perfiles privados de redes sociales, correos electrónicos, bases de datos médicas, documentación legal… Intentar acceder a este contenido podría considerarse una actividad ilícita y/o ilegal, por lo que no siempre es posible responder a cómo entrar en la Deep Web.

No confundir con la Dark Web

Caso aparte es la Dark Web. Por su naturaleza ilegal y/o delictiva, acceder a la Dark Web sí es algo más complicado, ya que se mueve en paralelo a la internet a la que todos accedemos. Empleando redes propias conocidas como darknets, tecnologías como Tor o Freenet permiten crear contenido oculto a los navegadores tradicionales y que sólo son accesibles con software específico.

No me explayaré en este artículo al respecto de la Dark Web. Su mala fama la precede. Si bien hay de todo más allá de contenido ilegal o reprochable. Sea como fuere, la Dark Web destaca por el uso del anonimato y de la precaución a la vez que se pueden encontrar páginas, foros y contenido que podrían ser motivo de delito, como supermercados ilegales o tiendas de compra y venta de malware o equipos infectados.

El problema con el que nos encontramos habitualmente es la fina línea entre Deep Web y Dark Web. Parte de lo que consideramos Deep Web busca el anonimato y la privacidad para evitar la censura o la persecución por parte de gobiernos dictatoriales o con actitudes poco democráticas. De ahí que a través de Tor lograrás saber cómo entrar en la Deep Web pero también en la Dark Web.

Cómo entrar en la Deep Web

Ahora que ya sabemos qué es la Deep Web, la respuesta a cómo entrar en la Deep Web se responde sola. Es decir, para acceder a este tipo de contenido o sitios web, basta con tener un navegador web normal y corriente, el mismo que empleas para leer este artículo o para buscar en los motores de búsqueda antes mencionados. El problema está en saber qué contenido es ese que forma parte de la Deep Web.

Por otro lado, cierto porcentaje de la Deep Web es sólo accesible empleando navegadores compatibles con Tor, como Tor Browser, basado en Firefox, o Brave, que integra Tor. Estos navegadores sirven tanto para acceder a la web tradicional como a enlaces .onion de Tor.

A partir de aquí, ¿cómo encontrar contenido Deep Web? Un buen punto de partida es The Hidden Wiki, una página que recopila enlaces .onion asociados a la Deep Web. Allí encontrarás buscadores, mercados de criptomonedas, hospedaje para webs o imágenes, foros, mensajería o servicios de correo electrónico anónimos…

Sin embargo, al encontrar fuentes de enlaces Deep Web nos topamos irremediablemente con contenido Dark Web. En el caso que nos ocupa, en The Hidden Wiki también enlazan a foros y tiendas online de drogas o medicamentos ilegales en muchos países.

Otro recopilatorio de enlaces Deep Web es el portal Deep Web Links. Muestra buscadores, recomienda navegadores web compatibles con Tor, indexa páginas .onion para hospedar contenido o enviar y recibir correo electrónico, redes sociales anónimas, foros, contenido relacionado con Bitcoin, directorios, etc.

Aunque el buscador oficial de Tor es DuckDuckGo, si necesitas encontrar sitios web con enlaces .onion hay opciones mejores, como not Evil o Ahmia, ambos accesibles desde navegadores compatibles con Tor.

Para terminar este artículo, no está de más recordar que para acceder a determinado contenido de la Deep Web conviene tomar precauciones. Las mismas precauciones que tomamos al entrar en páginas web que no conocemos por primera vez y algunas más, como no facilitar información personal en ningún formulario, foro o chat, evitar abrir archivos descargados sin haberlos analizado antes, etc.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.