¿Cuánto cuesta hacerse mayor? Mejor dicho, ¿cuánto le cuesta a los millennials y Generación Z? Más allá de la parte filosófica de la cuestión, la realidad actual ya le ha puesto precio. O al menos a una parte de ese proceso de transición a la vida adulta. 3,4 millones de dólares, en formato de ronda de financiación, son los que consiguió RealWorld hace unos días. Un capital que se suma a los 1,1 logrados meses atrás.

Una confianza financiera de un grupo de inversores –entre ellos el vehículo de inversión de Jeff Bezos– que han visto en el duro paso a la vida adulta de la Generación Z, y anteriores, un filón económico. El objetivo de RealWorld, que de momento se basa en Estados Unidos, es el de simplificar la madurez, según explican a TechCrunch; al menos en teoría. Desde alquilar un piso, contratar un seguro médico, negociar un contrato de trabajo o buscar cuidados para sus progenitores. De ganar tiempo en las tareas asociadas a la transición a la vida adulta.

A través de cuadernos de trabajo, la empresa explica precisamente qué es ser adulto. Al menos en un sentido funcional y teórico. Ya que, si bien muchos pueden creerse en posesión de la verdad absoluta, la realidad con la que se ha encontrado RealWorld es que la mayor parte de los jóvenes de hoy están absolutamente perdidos. Los cuadernos de trabajo serían una explicación del cómo, pero también del cuándo.

Aunque RealWorld solo está en formato explicativo, el objetivo de la compañía es alcanzar el nivel de servicios. Aunar, en una sola aplicación, todo lo que un joven independizado pueda necesitar.

Qué es ser adulto, la pregunta del millón

Foto por Eddy Billard en Unsplash

La operación ya se ha definido como un éxito, uno a largo plazo. Y también la empresa ha llamado la atención por el objetivo de la misma. Ha puesto de manifiesto el clásico enfrentamiento generacional, ahora con una perspectiva tecnológica poniendo sobre la mesa una pregunta: ¿qué tipo de jóvenes están llegando al mundo adulto? Una generación millennial y Z incapaz de enfrentarse a un contrato de trabajo, un alquiler o un trámite para la declaración de la renta. ¿Culpa de la sociedad, de la educación o de los propios jóvenes?

Mariano Urraco, profesor de sociología de la UDIMA, parte de una hipótesis clave: «Cada generación ha criticado a la anterior más joven, esto pasa desde los griegos y seguirá pasando en el futuro». O lo que es lo mismo, con el paso de los años, los mayores olvidan lo que es comenzar a ser adulto, así como los efectos del entorno en su transición. Este tipo de aplicaciones estarían, por tanto, «aprovechando un mercado existente y numeroso» que ha surgido con el paso de los años.

¿Cuándo se convierte uno en adulto y qué implica pertenecer a este grupo?

¿Sería, por tanto, negativa? Para Urraco surgen dos preguntas esenciales desde un punto de vista sociológico: ¿cuándo se convierte uno en adulto y qué implica pertenecer a este grupo? «La vida adulta se ha definido como un videojuego, en el que vamos pasando pantallas a base a logros y puntos», explica, «si tienes todos los puntos eres un adulto completo y si te falta alguno lo eres, pero un poco menos; esto nos hace preguntarnos si ser adulto es una cuestión biológica o social».

Una cuestión de hitos existenciales muy ligada a las generaciones. Para el sociólogo, la clave es si hacer la declaración de la renta o negociar un contrato de alquiler son aspectos ligados con la definición de adulto de las nuevas generaciones de jóvenes. Unas que, apunta, viven con el estigma de ser lo que son. «A los millennials se les tilda de vagos y parece que los jóvenes de hoy no son capaces de ser adultos, pero la realidad es que están haciendo otras cosas», explica. Y esas cosas requieren tiempo.

El tiempo, el producto tramposo para los millennials

El tiempo es, con diferencia, la mayor apuesta del universo de las tecnológicas desde hace años. La mayor puerta de entrada de uso para las nuevas generaciones. De esta manera, cientos de servicios digitales hacen lo que uno podría hacer por uno mismo: te hacemos cualquier cosa, para que tengas más tiempo para realizar tu vida. RealWorld sería uno más de esa lista que intenta solventar varias carencias: tanto sociales, como a nivel educativo.

«El capitalismo del futuro, y del presente, se basa fundamentalmente en el tiempo»

Mariano Urraco

¿Cuál es el precio del tiempo para los millennials? El que tengan Glovo o Deliveroo para traer la comida ya hecha en casa, el de Amazon para hacer la compra de cualquier producto que se necesite, o el de un aspirador autónomo para no limpiar uno mismo. Se suman a esta lista opciones para que te laven la ropa, que te traigan el coche alquilado a casa, que te hagan la declaración de la renta a través de una gestoría digital y, ahora con la pandemia por el coronavirus, el precio de un Netflix, Disney Plus o HBO como sustitutos al cine físico.

Se podría decir que podemos comprar tiempo de todo tipo y a todos los precios; dejemos la cuestión de la repercusión laboral a un lado. Un beneficio que estaba destinado a las clases altas hace años, las cuales contaban con mano de obra barata para esas tareas poco lúdicas, hoy en día se ha democratizado. «El capitalismo del futuro, y del presente, se basa fundamentalmente en el tiempo», apunta Urraco, «pero es algo muy tramposo».

Cuando el tiempo se va por el desagüe

Foto por Aron Visuals en Unsplash

Para el sociólogo, si los millennials no están dedicándose a las tareas propias de la vida adulta es porque están haciendo otras. Algunas que quizá no se tengan en cuenta. Y si bien muchas de ellas pueden estar ligadas a la formación o el enriquecimiento personal, muchas otras irían por la parte lúdica. «Y esto las empresas lo saben y ya se está usando en contra de los propios jóvenes», añade. No tienen más tiempo, sino que vivirían consumidos por el mismo.

Un tiempo que, por otro lado, tampoco es suyo. La actual tendencia de prescindir de la propiedad privada es una de las mayores diferencias de sus antecesores. Colivings porque los jóvenes prefieren vivir en comunidad y sin cargas de vivienda de ningún tipo. Aplicaciones para alquilar coches por larga o corta duración, bicis, motos o, incluso, ropa. Opciones para todos los gustos.

Capitalismo sin límites, ahora al alcance de la mano a través de un teléfono y cientos de aplicaciones para resolver tu vida

El sociólogo explica que, precisamente estas cuestiones del tiempo y lo contrario que se ha vuelto, es el tema central del libro Can’t Even, de Anne Helen Petersen. Una crítica social al sentimiento de agotamiento de la generación millennial y posteriores ante los cambios culturales del momento. Si tienen más tiempo que sus antecesores, por qué se les asocia con un agotamiento endémico. El capitalismo sin límites, ahora al alcance de la mano a través de un teléfono y cientos de aplicaciones para resolver tu vida.

Respecto a la actual realidad del sistema laboral, los últimos datos en España apuntan a que los jóvenes de ahora, los llamados millennials, perciben un 30% menos de salario que sus padres. La incertidumbre, la inestabilidad persistente con dos crisis económicas a cuestas, el peso de las generaciones anteriores por no poder llegar al estándar establecido y ahora la pandemia por el coronavirus, han conformado todo un colectivo con identidad propia. Quizá no saben hacer la renta –cosa que ahora le podría hacer RealWorld o una aplicación similar–, o están consumidos por el universo de las tecnológicas. Pero saben hacer otras cosas que no se tienen en cuenta. El burnout propio de la generación de los 80, ahora traducido a los millennials y la generalción Z.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.