No levantaban capital desde 2019, con su ronda de algo más de 7 millones de euros soportada por Alma Mundi Ventures –fondo que venía participando en la Sherpa desde 2016–. Ahora, en marzo de 2021, la compañía vasca de Inteligencia Artificial suma otros 7,1 millones de euros en una nueva operación.

De nuevo, Alma Mundi revalida su participación en la compañía junto con Ekarpen. Seguidos de Marcelo Gigliani, socio de Apax, y Alex Cruz, presidente de British Airways.

Según la compañía, estos fondos estarán destinados al foco actual de la empresas: lograr negocio en el sector del aprendizaje automático e Inteligencia Artificial conversacional para terceros, privacidad de los datos y recomendación. Con este modelo, explican en un comunicado, apuntan a crecer en España, Europa y el resto del mundo.

El tortuoso camino de Sherpa

El recorrido de Sherpa ha sido cambiante con el paso de los años. Centrados en sistemas de Inteligencia Artificial conversacional desde el primer momento, su foco era más similar al de la actual Siri de iOS, Bixbi en los dispositivos Samsung o Cortana para Microsoft. De hecho, Sherpa era el asistente conversacional por defecto en Samsung hasta la llegada del producto propio de la compañía. También operaron como asistentes de varias marcas de vehículos, entre ellas Porsche.

En cualquier caso, el modelo de negocio no estaba del todo claro. Si todas las grandes tecnológicas instalaban su asistente en sus productos, qué hueco le quedaba a la tecnológica española. Lo peor que podía pasar terminó pasando y cada marca estrenó su propio sistema. Esto sumado a que estas grandes compañías comenzaron a introducir el español como uno de sus idiomas disponibles. El terreno de Sherpa pronto quedó reducido.

El tiempo, y una serie de fichajes estrella entre los que se encuentran ex-Apple (Tom Gruber y Joanna Hoffman) y el nuevo encargado del desarrollo del negocio Celestino García –el que fuera vicepresidente de Samsung en España–, obligaron a Sherpa a cambiar de rumbo. Ahora se centran en crear una suerte de marca blanca de IA para que terceros puedan disponer de ella en sus dispositivos o plataformas. La llamada democratización de la Inteligencia Artificial.

De momento, Prisa es uno de sus principales clientes de esta nueva plataforma. Desde el anuncio hace unos meses, la compañía ya adelantaba que próximamente anunciaría nuevos asociados a su plataforma conversacional de recomendación y protección de datos.

Ahora, con esta ronda de más de 7 millones de euros, Sherpa suma capital a unas cuentas que nunca han estado en el centro del interés para el fundador de la compañía, Xabi Uribe- Etxeberría. Los últimos datos de 2018 apuntaban a una facturación de 5.000 euros con unas pérdidas de 1,5 millones. Pero para Uribe lo importante nunca ha sido la facturación, si no ser capaces de demostrar el valor de la tecnología que están haciendo.

¿Para vender la compañía? Desde Sherpa siempre han negado esta máxima, apuntando que ya han rechazado varias ofertas de compra a lo largo de su historia. En cualquier caso, lo que sí está claro es que el cambio de rumbo de Sherpa durante los últimos meses apunta precisamente a crear un modelo de negocio viable que, por fin, añada claridad a las cuentas de la empresa. Amén de las rondas de financiación que vengan por el camino.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.