Por si todavía no lo conoces, Recalbox es un sistema operativo libre y gratuito especializado en videojuegos antiguos. De él hemos hablado en varias ocasiones porque ha sido diseñado para que cualquiera pueda instalarlo y usarlo al instante. Además, permite ejecutar juegos de toda la vida y juegos gratis gracias a que integra emuladores para consolas de ayer y de anteayer como NES, Super Nintendo, Master System, PlayStation, Game Boy y un largo etcétera. En total, más de 100 sistemas.

Vamos, que instalando este sistema operativo en cualquier ordenador lo conviertes en una consola de juegos retro que admite cualquier plataforma con la que hayas jugado en el pasado. Con la comodidad y con la tecnología del presente. Y lo mejor es que puedes instalarlo en tanto en un PC normal como en dispositivos como Raspberry Pi y ODROID.

Precisamente, los responsables de Recalbox, un equipo de entusiastas sin ánimo de lucro, han añadido a su software la posibilidad de funcionar en las consolas portátiles ODROID-GO Advance y ODROID-GO Super. Eso y algunas sorpresas más.

Una consola retro para manejar en la mano

La primera gran novedad de Recalbox es que ahora puedes instalarlo en consolas portátiles basadas en la plataforma ODROID. En concreto, tiene instalador para ODROID-GO Advance y para su sucesor, el ODROID-GO Super.

Por si no conoces este otro proyecto, estas consolas portátiles tienen un aspecto similar a consolas icónicas como PlayStation Vita, PlayStation Portable o Nintendo Switch Lite. Sin embargo, a diferencia de éstas, en las consolas ODROID-GO es posible ejecutar distintos sistemas operativos y así emular consolas antiguas o jugar a títulos ya descatalogados.

Añadiendo a estas consolas portátiles el sistema operativo Recalbox obtendrás una consola retro para llevar siempre encima y repleta de juegos de decenas de sistemas ya olvidados. Además, este porte se integra en la consola para sacar lo mejor del software y del hardware. Y sin necesidad de configurar nada tras la instalación. Todo listo para jugar.

Como aliciente, si todavía no tienes una consola ODROID-GO en casa o una placa Raspberry Pi, puedes adquirirlas en el distribuidor francés KUBII, que cuenta con su propia sección de productos dedicados a Recalbox.

Tres pasos y a jugar

Para ponértelo lo más fácil posible, la página oficial de Recalbox es ahora un asistente que te guiará para saber qué versión de este sistema operativo necesitas y cómo instalarlo en el dispositivo elegido.

En tres simples pasos. Primero, en qué plataforma instalarás el sistema. ODROID, Raspberry Pi, las consolas portátiles ODROID-GO o un PC al uso. El segundo paso, elegir el modelo de dispositivo que vas a usar. En la selección se incluye también el teclado ordenador Raspberry Pi 400, lanzado el año pasado y que sólo necesita una pantalla para funcionar.

Tercer paso. Descargar el instalador correspondiente y la imagen adecuada para tener Recalbox en una tarjeta SD o en el disco duro de tu ordenador, según la opción elegida. Tan simple como copiar la imagen a la tarjeta para que funcione desde el primer arranque. Y nada más, tras colocar la tarjeta SD en el dispositivo elegido, ya podrás empezar a jugar.

Juegos gratis indie preinstalados

Otra de las novedades de Recalbox es que ya no sólo es una plataforma intermediaria para ejecutar juegos antiguos. Ahora también integra su propia colección de juegos gratis y legales.

En concreto, más de 150 juegos gratis de corte indie y con un toque retro para que disfrutes como los juegos de antaño. Propuestas para todos los gustos, algunos de ellos exclusivos y creados para la ocasión.

Entre los juegos destacan Basse Def (Omake Games), Micro Mages (Morphcat Games), Papi Commando (Studio Vetea), Twin Dragons (Broke Studio) o KUBO3, un juego creado para NES por un creador de tan sólo siete años.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.