La Estación Espacial Internacional, la única que se encuentra actualmente en órbita, no está pasando por su mejor momento. Numerosas averías en los últimos años han puesto de manifiesto que va llegando el momento de jubilarla. Y mientras deciden cuál será el mejor momento para eso, China y Rusia han reunido sus fuerzas para hacer frente a la poderosa NASA, planificando el desarrollo de su propia estación lunar.

Lo hicieron público ayer, Zhang Kejian y Dmitry Rogozin, los jefes de las agencias espaciales CNSA y Roscosmos, respectivamente. Se trata de un anuncio con el que Rusia se desvincula de su colaboración espacial con Estados Unidos, después de que este país, aún bajo el gobierno de Trump, les excluyera de las primeras conversaciones de los Acuerdos de Artemis, dirigidos a devolver al ser humano a la Luna. China, por su parte, fue vetada para trabajar con la NASA en una ley emitida por el Congreso de los Estados Unidos en 2011. 

Ahora, los dos planean demostrar que no necesitan al gigante espacial para poner su propio proyecto sobre la Luna. O alrededor de ella.

¿Qué sabemos sobre la futura estación lunar?

De momento, no se han dado a conocer muchos datos sobre la estación lunar de China y Rusia.

Según las declaraciones de Roscosmos transmitidas por The Verge, será un complejo de instalaciones de investigación experimental, que se ubicará en la órbita y/o superficie del satélite. Algo similar a la actual Estación Espacial Internacional, pero alrededor de la Luna, en vez de la Tierra. Aunque es inevitable que la imaginación vuele hacia algunas de las estaciones selenitas que hemos visto en la ciencia ficción, de momento esos son los datos. Habrá que esperar para saber más.

En cuanto a sus objetivos, no son diferentes a los de Artemis: preparar el camino para una futura misión tripulada a la Luna.

La NASA también planea el desarrollo de una estación lunar, en colaboración con Europa, Canadá y Japón

Lo cierto es que China tiene bastante camino recorrido en este aspecto. No debemos olvidar que, a través de las misiones Chang’e, ya ha conseguido hazañas como aterrizar un vehículo en la cara oculta del satélite o hacer germinar una semilla en él.

Los avances científicos logrados en esta estación lunar podrían ser  claves para llegar todavía más lejos. 

Mientras tanto, la NASA también planea desarrollar su propia estación en torno al satélite, a la que han bautizado como “Puerta Lunar”. De momento cuentan con el apoyo de las Agencias Espaciales de Europa, Japón y Canadá. Su legislación le impedía contar con China, pero sí que lo intentaron con Rusia. Sin embargo, Roscosmos declinó la oferta. Ahora sabemos que tenían sus propios planes. La carrera espacial vuelve a tomar un sentido literal. ¿Quiénes lograrán antes sus objetivos? Y, sobre todo, ¿quiénes volverán a caminar por suelo selenita? Solo el tiempo lo dirá. 

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.