Call of Duty: Warzone no está pasando por su mejor momento. Tras su "fusión" con Call of Duty: Black Ops Cold War, los problemas en el battle royale se han incrementado considerablemente. Los bugs son cada vez más comunes y las armas mal balanceadas ya son algo habitual. Sin olvidar, claro, los innumerables tramposos que arruinan la experiencia. Sin embargo, otro punto negativo que afecta a Warzone desde su lanzamiento son las actualizaciones. No solo es el hecho de que sean constantes, sino que pesan cantidades absurdas.

Sin ir más lejos, el update de la segunda temporada de Warzone pesaba entre 17 y 18 GB dependiendo la plataforma. No obstante, si eres un jugador de Call of Duty: Black Ops Cold, debes sumar una segunda actualización de entre 15 y 27 GB. En total podrías tener una descarga de hasta 45 GB, que fue el caso de los jugadores de Xbox Series X|S. Lo preocupante que estos números han sido habituales desde que Call of Duty: Modern Warfare era el título premium en activo.

Ahora bien, ¿te imaginas el tráfico de datos que se genera cuando tantas personas intentan actualizar su juego de manera simultánea? Si tomamos en cuenta que Warzone tiene más de 100 millones de jugadores, y que la actualización se libera al mismo tiempo en todo el mundo, entonces estamos hablando de cifras exhorbitantes. De hecho, lo anterior está generando que algunas operadoras de internet rompan sus récords de tráfico debido a los updates del battle royale.

Esta semana, Virgin Media, una de las operadoras más importantes del Reino Unido, señaló que la actualización más reciente de Warzone ayudó a establecer un nuevo récord de tráfico en su red (vía VGC). En un periodo de 24 horas, sus usuarios descargaron en promedio 20,77 GB de datos. Esto supone un aumento de 3,5 GB respecto a la marca anterior que se remonta al 2020. Ojo, el año pasado millones de personas estuvieron confinadas en casa debido a la pandemia; muchos trabajando remotamente o disfrutando contenidos de entretenimiento gracias a internet. Superar ese tráfico no es algo menor.

No es la primera vez que las operadoras reportan un aumento significativo de tráfico por culpa de las actualizaciones de Warzone. En noviembre de 2020, BT, también del Reino Unido, reveló que en su red se estaba generando un tráfico de 18 terabits por segundo, aproximadamente. ¿Qué lo originó? Un update de Warzone y Modern Warfare de hasta 65 GB; la precarga de Call of Duty: Black Ops Cold War (190 GB); una actualización de Destiny 2 y el lanzamiento de Assassin’s Creed Valhalla.

Además de las operadoras, los jugadores de Warzone ya están mostrando preocupación por el excesivo espacio que ocupan las actualizaciones. Los discos duros o unidades de almacenamiento, tanto de consolas como ordenadores, se están saturando por Call of Duty. La propia Activision advirtió recientemente que el PS4 original (500 GB) podía quedarse corto para almacenar Warzone y Black Ops Cold War. Incluso recomendaron desinstalar partes del juego que no se están usando. El caso podría extenderse pronto a la Xbox Series S, pues su almacenamiento libre es de apenas 364 GB.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.