Cada orgasmo es diferente. Se puede llegar a él en soledad o en compañía y de muchas formas distintas. Pero no solo el origen cuenta con muchas posibilidades. También las consecuencias. Algunos efectos raros del orgasmo, como la famosa petite mort, son bastante conocidos. En este caso, las personas que lo experimentan sufren un pequeño desvanecimiento tras llegar al clímax. Pero no es lo más extraño que puede ocurrir.

En 2017, los ginecólogos Anna E. Reinert y James A. Simon, de la Universidad de Maryland y la Universidad George Washington respectivamente, llevaron a cabo un curioso estudio. En él, publicaron algunos de los casos más peculiares que han encontrado en la literatura científica o incluso en su propia experiencia con pacientes. Hay de todo, desde picores hasta un llanto desconsolado. Veamos algunos de ellos.

Alucinaciones después del orgasmo

Puede que alguna vez hayamos definido el clímax orgásmico metafóricamente como algo que nos hizo volar. Sin embargo, para algunas personas, es mucho más que una metáfora. Pero tampoco una realidad, simplemente se trata de una alucinación.

En su investigación sobre efectos raros del orgasmo, estos dos ginecólogos revisaron un estudio en el que participaron 47 mujeres que aseguraron haber tenido algo conocido como respuesta sexual ampliada. Esto puede ocurrir de muchas formas; pero, en general, consiste en la aparición de alucinaciones justo después del estallido de placer del sexo.

De aquellas 47 voluntarias, entre el 76% y el 100% sintieron por un momento que volaban. Del 50% al 75% experimentaron una sensación de irrealidad. Y, lo más curioso: entre un 1% y un 24% se sintieron como dentro de un mundo de dibujos animados.

Además, de un 50% a un 75% notaron que salían de su propio cuerpo. No sabemos si se les fue el sexo tántrico de las manos. Lo que está claro es que no podía faltar en la lista de efectos raros del orgasmo.

Orgasmolepsia

Este concepto fue descrito por primera vez en un reporte de caso alemán en 1928. Desde entonces, se ha vuelto a referenciar en varias ocasiones e incluso existen algunos estudios que lo analizan.

En general, suele ocurrirle a personas que padecen narcolepsia y consiste en la pérdida completa del control de los músculos durante al menos 30 segundos. Este es uno de los efectos raros del orgasmo más terroríficos para quienes lo padecen. Afortunadamente, justo después del sexo la persona en cuestión suele estar sentada o tumbada, por lo que no suele ir asociado a caídas, que podrían suponer la cara más peligrosa de este raro efecto.

Llanto y depresión después del orgasmo

Entre los efectos raros del orgasmo el llanto y la sensación de depresión son dos de los más conocidos. Ambos son síntomas de algo conocido como disforia poscoital, que se da inmediatamente después del sexo. Por este motivo, suele coincidir con el clímax, aunque no tiene por qué haberse dado el orgasmo.

Las causas no están claras, aunque se cree que podría estar asociado a una reactivación de la amígdala. Se sabe que esta región cerebral, implicada en el procesamiento emocional, disminuye su actividad durante el coito, para recuperarla justo después. El efecto podría ser que las emociones inunden el cerebro repentinamente. Muy grosso modo, sería algo así como cuando los problemas vuelven de golpe después de una borrachera. El resultado serían unas ganas intensas de llorar y sensación de malestar o ansiedad.

Aunque hay personas más propensas a experimentar este fenómeno, no se considera que tenga nada que ver con otros problemas emocionales ni con la situación de la pareja. De hecho, se cree que es algo más bien genético, ya que en los estudios con gemelos monocigóticos se ha visto que suelen coincidir en este aspecto.

Dolor de cabeza

En el momento en el que Reinert y Simon realizaron su investigación, había 60 publicaciones en la literatura científica sobre dolor de cabeza después del sexo, aunque no todos ellos parecían vinculados al orgasmo.

Se consideran benignos y pueden durar entre unos pocos minutos y tres horas. Para aquellas personas en las que duran mucho tiempo, se suelen prescribir fármacos dirigidos al tratamiento de la migraña.

Síndrome de la enfermedad postorgasmo

Esta enfermedad está bien documentada en la literatura científica, aunque no están claras sus causas. Suele darse justo después de la eyaculación y durar entre 4 y 7 días después del orgasmo.

Los síntomas son similares a los de un cuadro gripal, aunque se pueden incluir otros como irritabilidad, ansiedad y problemas gastrointestinales.

Entre las teorías sobre su origen, destacan las que apuntan a que se trate de algún tipo de trastorno autoinmune.

Estornudos

Aunque los estornudos después del orgasmo se empezaron a reportar ya a principios del siglo XX, no se describieron más detalladamente en la literatura científica hasta 1972. Fue mediante el reporte del caso de un hombre de 59 años, que experimentaba episodios intensos de estornudos y mucosidad tras llegar al orgasmo.

No se trataba de una alergia, ya que no respondía a tratamientos antihistamínicos. Finalmente, se teorizó que podría deberse a una especie de cortocircuito, en el que se produce un cruce entre señales del sistema nervioso, derivando en una respuesta en forma de estornudo a un estímulo que normalmente no la produciría.

Orgasmo en el pie

En 2008, una mujer de 55 años residente en Holanda tuvo que ser intervenida de urgencia e ingresada en la UCI durante 3 semanas por una fuga de bilis en el abdomen que desembocó en una sepsis. Mientras se recuperaba, comenzó a experimentar una rara sensación de hormigueo en el pie izquierdo.

Comenzó así una sucesión de tratamientos para intentar paliar este desagradable síntomas, la mayoría de ellos sin resultados. Finalmente, en 2010, el hormigueo se convirtió en lo que claramente parecía un orgasmo. De hecho, comenzaba en el pie, pero se extendía por la pierna y llegaba hasta la vagina. Duraba unos 5 o 6 segundos y se daba sin ningún tipo de deseo sexual o estimulación previa. Además, experimentaba un aumento de la lubricación de la vagina y en algunas ocasiones llegaba a tener algunas pérdidas de orina.

Tras realizarle varias pruebas, los sanitarios concluyeron que durante la operación de 2008 se debió producir una alteración del sistema nervioso, de modo que las sensaciones asociadas al orgasmo se conectaron con su pie. Para solucionarlo, se procedió a anestesiar un punto estratégico de un nervio del pie, de manera que se adormeciera aquella sensación que tanto malestar le estaba ocasionando.

Otros efectos raros del orgasmo

En la revisión de 2017 sobre efectos raros del orgasmo, se incluyen otros que, si bien no están detallados en las publicaciones científicas, sí que se han dado de forma testimonial.

Es, por ejemplo, el caso del picor en la piel o la risa incontrolada. Respecto a esto último, puede que hacerlo sin control no sea algo deseable, pero ojalá todo el mundo riera durante o después del sexo. Es una de las sensaciones más maravillosas que existen y no hacen falta estudios científicos para saberlo.

Tendencia en Hipertextual