Si alguna vez has pensado en la posibilidad de inyectarte un chip NFC, RFID o NTAG, una empresa en Seattle llamada DangerousThings vende un kit con todo lo necesario para que puedas inyectarte quirúrgicamente uno de estos chips bajo tu propia responsabilidad. La compañía también distribuye diferentes chips con modelos y diseños diferentes. Algunos incluso con tecnología LED que se visualizan debajo de la piel.

El precio del kit de implantes tiene un coste de unos 120 euros, aunque existen diferentes precios dependiendo e las necesidades. La compañía recomienda que sea insertado por un profesional sanitario. Aún así, ofrecen todo tipo de instrucciones y material para aliviar el dolor.

Eso sí, advierten que no ha sido regulado por ninguna agencia gubernamental, eximiéndose de cualquier responsabilidad. Parece ser una opción aceptable por ciertos usuarios, ya que realizaron una campaña de crowdfunding del cual resultó ser un éxito. Más allá de la curiosidad de la noticia, nosotros tampoco recomendamos la implementación de este kit.

“Este kit definitivamente contiene cosas peligrosas. Si bien el chip xSIID ha sido sometido a varios controles de calidad durante la fabricación y ha sido sometido a una batería de pruebas, no ha sido certificado por ninguna agencia reguladora gubernamental para su implantación o uso dentro del cuerpo humano. El uso de este dispositivo es estrictamente bajo su propio riesgo.”

La compañía también comercializa otros módulos con propósitos similares, pero con diferentes diseños dependiendo de la zona donde se quiera implementar. Las posibilidades de este proyecto son muy variadas gracias a las acciones programables que podemos realizar. La propia empresa tiene una serie de vídeos explicativos.

Los implantes chip RFID y NFC ofrecen tecnología contactless

El interés por querer implantarse un chip RFID o NFC tiene que ver con la tecnología contactless. Esta tecnología permite acceder a determinadas funciones sin llegar a contactar fisicamente con el elemento en cuestión. Cada uno de los chips pueden ser programados para realizar acciones concretas. Algunos de los ejemplos que ofrece la compañía es abrir una cerradura, incluir Información médica para ser consultada rápidamente, incorporar billetes de transporte, arrancar una motocicleta o incluso realizar un pago como si de Apple Pay se tratara.

La propia web indica que su fundador implantó el primer chip en marzo del 2005, e incluso escribió un libro sobre ello. A pesar de que pueda parecer algo interesante, dadas las pocas garantías y el proceso quirúrgico para la implantación de los mismos, podría no ser una buena idea.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.