Las películas de comedia son el género perfecto para cualquier ocasión. Y lo es por una razón sencilla: no hay nada mejor que reír por el puro goce del entretenimiento.

¿Estás de humor para una película sin pretensiones cuyo mayor interés sea hacerte soltar unas cuantas carcajadas? Seleccionamos las mejores del catálogo de Netflix para esos momentos en que nada se agradece más que un buen rato de pura hilaridad.

‘National Lampoon’s Christmas Vacation’

En una ocasión, el guionista John Hughes dijo que escribir esta película le produjo una crisis de carcajadas nocturnas que no pudo explicar a su asombrada esposa. Y entendemos la razón.

Este clásico del ’89 es perfecto para la risa fácil, y además hace un desternillante recorrido por todo tipo de situaciones extravagantes en el entorno familiar.

Llamada por algunos críticos “la gran comedia de los horrores domésticos”, la película resume todo lo que puede salir mal en una situación tan estresante como lo es una celebración navideña. Chevy Chase encarna a un personaje que sorprende por su capacidad para pasar de la ira profunda a la desesperación incontrolable en un par de escenas. Como cualquiera se ha visto en la labor de soportar a la familia en esas largas noches de Navidad.

‘Superbad’

Los guionistas Seth Rogen y Evan Goldberg crearon un clásico instantáneo que ha envejecido muy bien desde su estreno en 2007. Quizás por mirar a la típica comedia de secundaria desde un punto de vista distinto, o al hecho de analizar a la adolescencia desde un ángulo tan realista que termina por conmover. Cualquiera sea el caso, el film se convirtió en un éxito instantáneo que forma parte de la lista de favoritas de toda una generación dentro de las películas de comedia en Netflix.

Con sus puntos altos y algunos bajos, esta divertida perspectiva de esos años inolvidables, pendencieros y salvajes que preceden a la vida adulta, es infaltable si decides sólo pasar un rato de risas.

‘Can’t Hardly Wait’

Nostalgia para todos los gustos. La gran película adolescente del ’98 es también una colección de clichés bien intencionados que, por algún motivo, siempre funcionan.

Ambientada el día de la graduación en una escuela secundaria, sigue las historias de varios adolescentes que queman los cartuchos de su última noche de secundaria antes de ir a la universidad. Ethan Embry es el chico tímido que solo quiere decir a la chica de sus sueños (una jovencísima Jennifer Love Hewitt) que la ama, mientras los ex mejores amigos de la infancia Lauren Ambrose y Seth Green quedan encerrados en un baño juntos y ya no pueden seguir actuando como extraños.

Entre tanto, la atmósfera se hace más ruidosa, disparatada y demencial por minutos.

‘Lluvia de albóndigas’

Lo sabemos: no es la mejor película animada de la década, pero sí una que tiene un deslumbrante casting de voces. Desde Bill Hader, Anna Faris, James Caan, Andy Samberg, Bruce Campbell, Mr.T hasta Benjamin Bratt y Neil Patrick Harris, la película hace gala del absurdo, la inocencia y un sentido del humor ridículo.

Una combinación que, sin duda, terminará por hacerte reír, aunque sea por el mero esfuerzo de disfrutar de todo tipo de referencias pop.

’50 primeras citas’

¿Cuál combinación puede ser más perfecta que la de Drew Barrymore y la comedia romántica? Lo sabemos, quizás Adam Sandler pudo hacerlo mejor y Rob Schneider no está en su mejor momento, pero la película es un tributo delicioso a lo mejor del género.

No solo por su especial atención al hecho del amor como algo orgánico y espontáneo, sino esa adorable versión sobre el impulso romántico. Oh vaya, admítelo ¡es un clásico!

‘Easy A’ de Will Gluck

Emma Stone tiene un talento especial para hacer reír, parecer torpe y a la vez misteriosa. Todo a la vez y con seguridad en la misma escena. Algo que explota en esta comedia del 2010. La historia está parcialmente inspirada en el libro The Scarlet Letter, aunque sin el filón trágico.

En realidad, se trata de cómo Olive (Stone) utiliza su mala fama en provecho propio, además de hacer algunos apuntes críticos — y sorprendentemente actuales — sobre el prejuicio y la hipocresía social. Pero, sobre todo, es el momento idóneo para ver a Stone haciendo gala de un sentido del humor extraordinario y un talento para la comedia que resulta conmovedor.

‘Hunt for the Wilderpeople’

Y no podía faltar una comedia de Waititi para completar una selección de películas cuya intención primaria es hacerte reír. El gran film del director que seguro no conoces, recorre a Nueva Zelanda mientras sigue a un gruñón Sam Neill cuando se ve obligado a formar equipo con un niño malhablado, en medio de una situación disparatada.

Tiene todos los elementos que hacen memorable cualquier film del director, incluyendo situaciones absurdas, un momento mágico inexplicable — y perfecto —, y por supuesto mucho humor negro para el paladar exigente.

‘Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga’

No obtuvo las mejores críticas, pero en realidad no puede negarse que es la versión menos chirriante y sí la más meditada de la comedia de Will Ferrer en mucho tiempo. Además, burlarse a gran escala de ese espectáculo decadente como lo es Eurovisión siempre valdrá la pena.

La historia sigue a un par de amigos y músicos islandeses que se ven envueltos inesperadamente en toda la pompa del festival, lo que pone a prueba sus talentos y su relación entre ellos. Y te sorprenderá ver a Rachel McAdams robándose el show de una manera que no deja de resultar sorprendente.

¿De verdad pudo robar atención a Ferrer? Pues sí, lo hizo y más de una vez.

‘The Death of Stalin’

¿Te gustan las comedias negras? Esta es tu opción. Al estilo de la inquietante y burlona Ha vuelto (2015), Iannucci disfruta con parodiar, burlarse y satirizar a extremos desconcertante la muerte de Stalin.

Algunos críticos insisten que tiene más de película de terror que comedia, pero en realidad es un regalo para todos los que disfrutan de bromas pesadas sobre la muerte, la política y en especial, los regímenes políticos totalitarios. Sí, hay público para todo, te lo aseguramos.

‘Hail, Caesar!’

Esta comedia del 2016 es una colección de los momentos más oscuros y extraños de los Coen, llevados a un nivel más extravagante. Sí, eso es posible.

Ambientada en 1951, la historia sigue a Eddie Mannix, un “manitas-reparalo-todo” de un estudio de cine llamado Capital Pictures que se pasa el día tratando de evitar varios escándalos, apagar incendios y localizar una película perdida estrella.

Pero lo mejor es la forma en que los Coen se burlan del mundo del cine, de los actores y la fama. Todo con una elegancia que deslumbra y un maravilloso sentido de la locura. Ideal para paladares un poco más sofisticados con respecto al humor.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.