En un plazo de 2 horas, un sanitario llega a tu casa y te hace un test de antígenos para saber si eres positivo en coronavirus. ¿La novedad? El pedido lo puedes hacer por Glovo. Desde principios de esta semana, la plataforma ha iniciado una prueba piloto que permite a los usuarios pedir cita para un test de COVID-19 a domicilio.

El servicio, que ha sido confirmado por Glovo a Hipertextual pero que todavía no ha sido anunciado oficialmente, busca ser un canal más para aquellas personas que quieren hacerse un test de diagnóstico y evitar desplazamientos. Para ello, la plataforma se ha asociado con un laboratorio que ya ofrece test de antígenos y serológico a domicilio. Glovo explicó a este medio que los usuarios solo realizan la compra a través de la app y que, en pocos minutos, reciben una llamada del laboratorio para coordinar la cita en el domicilio particular.

Por lo tanto, las pruebas no se realizan en ningún caso por otra persona que no sea el sanitario que trabaja en el laboratorio. Este recibe el aviso de compra a través de Glovo y después gestiona por su cuenta la realización del test. Para la persona que quiera realizarse la prueba, el proceso es prácticamente el mismo que si hiciera la compra desde la web del laboratorio. Pero Glovo es un canal más para hacer esta compra desde la aplicación.

La compra de test de antígenos en Glovo: ¿esto es solo el principio?

Hipertextual

Esta función está disponible desde principios de esta semana en Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada y Bilbao. Si la recepción por parte de los usuarios es positiva, podría ampliarse a otras ciudades o a otros laboratorios que ofrezcan más test del coronavirus. En el caso de Madrid, por el momento está disponible la compra de las prueba de antígenos y serológica, pero no otras como la PCR.

Glovo subrayó a Hipertextual que esta función responde al aumento de pedidos de productos de parafarmacia a través de la app desde el confinamiento. En esta categoría, además de los tests de detección del coronavirus, también se pueden adquirir pañales, termómetros, compresas o preservativos.

Pero no olvidemos que Glovo es, en este caso, un canal de venta más. El Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem) indicó a Hipertextual que, efectivamente, es la empresa la que ofrece la prueba y no Glovo. «Si esa prueba la realiza un profesional habilitado para ello, es decir, una enfermera o enfermero, este Colegio no tiene nada más que decir».

Por su parte, el Consejo General de Enfermería de España se posicionó para Hipertextual de la misma manera que el Codem. Además, subrayó el peligro de que estos test se los haga la gente por sí misma. Sobre todo porque pueden no hacerlos correctamente y que se den falsos negativos.

Asimismo, el Consejo hizo hincapié en que una persona no debería decidir si hacerse un test de antígenos porque quien debe tomar esta decisión es el profesional sanitario en función de sus síntomas. El Consejo General de Enfermería alertó de que muchas personas se están haciendo test sin control y que esta no es una solución para frenar la pandemia. Si estos test se compran a través de una app como Glovo o una página web, concluyó el organismo, no tiene por qué ser un factor negativo. Siempre y cuando se realicen por un profesional.

Las farmacias, en el punto de mira

La opción de comprar los tests de antígenos a través de Glovo ha llegado justo después de que la Consejería de Sanidad de Madrid permitiera a las farmacias de la Comunidad hacer test rápidos de antígenos. Aunque todavía no se han especificado las condiciones a cumplir para tener acceso a ellos a partir del 1 de febrero, los tests no podrán ser realizadas a demanda.

Según las autoridades sanitarias madrileñas, estas medidas buscan frenar el aumento de contagios de coronavirus, sobre todo en zonas con una alta incidencia. Enrique Ruiz-Escudero, consejero de Sanidad argumentó:

«Para ello, se entiende que un canal efectivo para conseguir este objetivo es por medio de las oficinas de farmacia, por su proximidad y accesibilidad a los pacientes; su integración en el sistema sanitario; la confianza del paciente con el farmacéutico; la formación del farmacéutico; y la utilidad de las oficinas de farmacia en zonas rurales que carecen de centros de salud».

Enrique Ruiz-Escudero, consejero de Sanidad

No obstante, esta medida no ha sido bien recibida por los colegios de enfermería. Desde el Codem afirmaron que supone una vulneración de la legalidad vigente. «En ningún caso, las funciones de colaboración de las oficinas de farmacia pueden suponer una atribución de competencias en favor de los farmacéuticos para la realización directa de los test rápidos de antígenos al margen de su titulación y competencia específica». El comunicado del colegio continuó: «Esto supone una vulneración del artículo 6.2 de la Ley 44/2003, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias».

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.