En la víspera del CES 2021, Samsung reveló su idea de robots ayudando en las labores del hogar en un futuro no muy lejano. La surcoreana mostró el Bot Handy, un robot impulsado por inteligencia artificial capaz de recoger los platos sucios, colocar la mesa y servirte una copa de vino.

De acuerdo con Samsung, Bot Handy cambia la idea preestablecida de cómo se ve un robot en casa. En el video demostrativo, se mueve por la cocina reconociendo objetos como platos sucios antes de colocarlos en el lavavajilla. La tecnológica menciona que es un robot que aprende de su entorno y puede manejar objetos de distinto tamaño y forma.

Sumado a Bot Handy, un segundo robot llamado Bot Care se encarga de "los pequeños detalles de tu vida". Por medio de inteligencia artificial, este dispositivo reconoce tu comportamiento para convertirse en un mejor robot asistente.

En el video, Bot Care ofrece una advertencia a su dueña de que ha pasado mucho tiempo en el computador y es necesario tomar un descanso. También avisa de los pendientes de tu agenda e incluso puede conectarte a una videollamada usando una pantalla integrada.

Los robots de Samsung resuelven tareas insignificantes en el triple de tiempo

Mientras Bot Handy se encarga de las labores del hogar, Bot Care se apunta como un asistente personal. En términos de diseño, Samsung trató de crear los robots más amigables a la vista. Ambos cuentan con líneas estilizadas y nos recuerdan un poco a Astro, el protagonista de Astro's Playroom en la PS5. De momento se encuentran en fase conceptual y se desconoce cuándo llegarán al mercado.

Pese a que CES siempre ha sido el escaparate para mostrar los proyectos a futuro de las compañías, en los últimos años hemos visto pocos productos útiles. En el caso de su robots, Samsung parece enfocarse en tecnología que resuelve cosas sencillas tomando el triple de tiempo en hacerlo.

En un mundo azotado por una pandemia que nos mantiene en confinamiento, sería más interesante ver proyectos que resuelvan el tema del contacto físico. Aunque algunas empresas de China y Japón ya trabajan en ello, otras — como Samsung — se lanzan por una idea romántica del asistente robótico capaz de resolver tareas insignificantes en la casa.