Como tantos otros eventos, la Feria de Electrónica de Consumo (CES), celebrada anualmente en Las Vegas, este año se está desarrollando de forma online. Las actividades empezaron el 11 de enero y continuarán hasta este jueves, día 14. Esto no ha impedido que las compañías participantes presenten sus productos, como lo habrían hecho en el formato tradicional. Pero, por desgracia, probarlos in situ tendrá que esperar para los asistentes. Y, sin duda, uno de los inventos que más les habría gustado tener en sus manos es el reloj para medir la glucosa expuesto por Quantum Operation Inc.

La startup japonesa se ha mostrado complacida con el anuncio del que sería el primer dispositivo no invasivo capaz de realizar este tipo de medición. No es el primer wearable que cuantifica la glucosa, desde luego, aunque hasta ahora todos requerían al menos un pinchacito en el dedo. Sin embargo, estos ingenieros nipones aseguran que han logrado superar este escollo.

¿Cómo funciona el reloj para medir la glucosa?

De cara a la presentación en CES, Quantum Operation ha asegurado que el secreto de su reloj para medir la glucosa es su sistema patentado de espectroscopía. No han dado más detalles y tampoco han realizado ninguna publicación revisada por pares. ¿Sería esto posible entonces?

Lo cierto es que es algo que ya se ha estudiado con anterioridad. En 2018, de hecho, científicos del MIT y la Universidad de Missouri llevaron a cabo una investigación en la que se analizaba el potencial de la espectroscopía con este fin concreto.

En realidad, ellos no usaban un reloj, sino una especie de guante equipado con un cable de fibra óptica. Una vez colocado en la mano del paciente, se libera un haz de luz láser que pasa directamente a la piel. Entra aquí en juego la espectroscopía, que se basa en el estudio de las interacciones entre las radiaciones electromagnéticas y la materia. Estas técnicas se usan, por ejemplo, para analizar los componentes de una sustancia, ya que distintas estructuras o compuestos químicos tienen sus propios patrones de absorción o emisión de energía. En este caso, al incidir sobre la piel con el láser se podría calcular la cantidad que hay al otro lado de sustancias como el tejido graso, el colágeno y también la glucosa.

Quantum Operation

Mucho camino por delante

Las dos formas mediante las que habitualmente se mide la glucosa son la extracción de sangre intravenosa y la punción en el dedo. La primera requiere la intervención de un sanitario cualificado y podría no ser adecuada si se tiene que hacer la prueba con mucha periodicidad. La segunda puede realizarla directamente el paciente, pero podría ser incómoda. Por eso, estos científicos decidieron comparar su dispositivo con ambas pruebas, para comprobar si la medición no invasiva de los niveles de glucosa era equivalente. Y así fue.

En su estudio participaron 20 adultos, a los que se les realizó la prueba mediante los tres métodos, antes y después de tomar una bebida azucarada. Los resultados con el guante fueron equivalentes a los de la punción en el dedo.

Fueron datos muy positivos, aunque ya en su momento los propios investigadores reconocieron que aún tienen que refinar el método. Por eso, sabemos que hoy en día realizar estas mediciones en sangre es posible, pero nadie ha refinado lo suficiente la técnica, mucho menos en un dispositivo wearable. O quizás sí. Quantum Operation deberá demostrar que realmente su reloj para medir glucosa es capaz de hacerlo. De momento solo tenemos su palabra y la esperanza de poder comprobarlo en un futuro no muy lejano.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.