Todos tenemos anécdotas relacionadas con compras online. Aquella vez que el paquete no llegó a tiempo y tuvimos que ir personalmente a por él. Aquella compra que no se parecía en nada a lo que habíamos visto en la página. Aquella oferta que parecía demasiado buena para ser cierta y no nos atrevimos a pedir…

Comprar por internet no tiene por qué ser un suplicio. Muchos compramos frecuentemente y, en la mayoría de ocasiones, las cosas van bien. Siempre pueden ocurrir imprevistos, pero también suceden en tiendas físicas. Sin embargo, hay precauciones que debemos tomar antes de acudir a determinadas tiendas online.

A continuación listamos algunos consejos e indicadores que nos ayudarán a determinar nosotros mismos si las tiendas online que visitamos son de fiar o si deberíamos evitarlas. Y para evitar problemas con compras online, antes, durante y después, consulta también este artículo. Te ahorrarás más de un problema.

Qué deben tener las tiendas online

Hay una lista de mínimos que debemos exigirle a una tienda online. En ocasiones no nos paramos a pensar en ello. Es habitual encontrar tiendas nuevas desde el buscador, a partir de la búsqueda de un artículo que está ahí, solo ahí, y a un precio muy apetitoso.

Pero si quieres evitar problemas tras la compra, conviene cerciorarse de qué esa tienda online cumple ciertos requisitos. No te llevará mucho tiempo.

Información de la empresa. ¿Dónde está su sede? ¿Cómo contactar con ellos? ¿Tienen teléfono de ayuda? Asegúrate de que esa tienda online tiene una ubicación física.

Certificado digital. ¿Las compras son seguras? ¿Utiliza pasarelas de pago cifradas? Asegúrate que la página emplea cifrado al introducir información personal.

Textos legales. No es necesario leerlos enteros, pero comprueba si tiene términos y condiciones o políticas varias, textos legales que toda empresa debe publicar en su web.

Más indicadores para las tiendas online

Además de estas tres claves, hay otros aspectos que podemos comprobar para ver si esa tienda online es fiable. Por ejemplo su reputación. ¿Se habla de ella en internet? ¿Tiene buenas críticas?

A partir de aquí, hay otros detalles a tener en mente para evitar caer en fraudes y trampas en tiendas online. Por ejemplo, los métodos de pago. Las tiendas online deben facilitar varios métodos de pago, además de la habitual tarjeta de crédito. Contrareembolso, transferencia bancaria, PayPal y otros… Cuantos más, mejor.

Los precios son también algo considerar. Las tiendas online pueden ofrecer precios más bajos en sus productos ya que tienen menos gastos que una tienda física. Pero ese margen de maniobra no es infinito, por lo que si ves precios excesivamente bajos, desconfía. En especial si se trata de marcas que no suelen estar rebajadas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.