Las bacterias resistentes a antibióticos son uno de los mayores problemas de salud pública a los que nos enfrentamos en la actualidad. Sí, ahora mismo la pandemia de coronavirus es mucho más grave, pero en algún momento, mucho más tarde de lo que nos gustaría, pasará. En cambio, las superbacterias seguirán ahí cuando eso ocurra. Por eso, es importante seguir buscando sustancias bactericidas que puedan sustituir a esos antibióticos a los que han aprendido a evadir. Se han localizado en los lugares más inesperados, desde la leche del demonio de Tasmania hasta el té verde. Ahora, a esa peculiar lista, se une también el hallazgo del papel del cannabis contra las bacterias resistentes antibióticos.

Si por tu cabeza se está pasando la posibilidad de fumar un porrito por cada infección diagnosticada, sentimos la decepción. El tema no funciona así. De hecho, no es toda la planta la que tiene este poder, sino una de las sustancias que contiene: el cannabidiol (CBD). Y no, tampoco tiene nada que ver con los efectos psicoactivos de la marihuana. Esos los provoca el tetrahidrocannabinol (THC).

¿Qué sabemos sobre el poder del cannabis contra las bacterias resistentes a antibióticos?

En realidad, los efectos del cannabis contra las bacterias resistentes a antibióticos ya se habían estudiado antes. Sin embargo, parecían existir solo para una cantidad muy limitada de estos microorganismos.

Es importante saber que las bacterias se dividen en dos grandes grupos, en base a la presencia o ausencia de una membrana externa a la pared celular. Si la contienen serán bacterias gram negativas. Si no, positivas. Este nombre responde al modo en que se colorean al someterlas a una tinción, conocida como tinción de Gram.

Ahora bien, estudios anteriores ya habían señalado el poder del CBD contra las gram positivas. No obstante, las negativas, al estar más protegidas, no parecían sucumbir a sus efectos. Pero la cosa podría ser muy diferente.

Es la conclusión de un estudio, recién publicado en Nature Communicatons Biology, de la mano de científicos de la Universidad de Queensland. En él, analizan el poder del CBD sintético, así como de algunos análogos ligeramente alterados, sobre muestras de piel de cerdo infectadas con diferentes bacterias. Los resultados apoyaron lo que ya habían apuntado otros estudios, pero fueron incluso más allá.

También gram negativas

El primer resultado positivo del estudio fue que el CBD fue capaz de matar una gama de gram positivas más amplia de lo que se pensaba. Por ejemplo, pudo sin problema con algunas cepas resistentes, como la Staphylococcus aureus resistente a meticilina, conocida por haber causado ya numerosas muertes en el mundo, especialmente en hospitales.

Pero incluso venció a algunas gram negativas. Por ejemplo, fulminó sin problemas colonias de Neisseria gonorrhoeae, causante de la gonorrea, y Neisseria meningitides, responsable de la meningitis. Es pronto para hablar de los efectos del cannabis contra las bacterias resistentes a antibióticos. No obstante, este podría ser el inicio del desarrollo de un prometedor fármaco contra superbacterias gram negativas. De ser así, sería el primer fármaco contra este tipo de microbios desde los años 60.

Y lo mejor es que no es el único papel antimicrobiano que se ha detectado al CBD. Muy recientemente se demostró también que podría detener el crecimiento del moho en fresas, ampliando su vida útil. Sería un nuevo superpoder para esta sustancia proveniente del cannabis, que no te hará ver las estrellas, pero podría salvarte la vida.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.