Hace unos días, el director ejecutivo de la Fundación Linux, Jim Zemlin, presentó el enésimo informe anual de este organismo sin ánimo de lucro y que sirve de referencia para el universo Linux. Fundada en 2000, cuenta con el apoyo de más de 1.000 miembros de todo el mundo entre los que se incluyen nombres como Google, Intel, Microsoft, Facebook, Oracle, Samsung o Tencent.

Como suele ocurrir al terminar el año, a muchos nos da por echar la mirada atrás e intentar recordar los hitos y momentos más relevantes. En esta ocasión de 2020, un año marcado irremediablemente por la COVID. De ahí que, por ejemplo, el informe destaca la labor de su división Linux Foundation Public Health (LFPH), que ha provisto de herramientas open source a países y organizaciones de todo el mundo para luchar con la pandemia.

Otros hitos remarcados en la presentación de este informe son la relevancia del proyecto FINOS, acrónimo de Fintech Open Source Foundation, una división que aporta ayuda y conocimiento a servicios financieros de código abierto. Pero hay mucho más.

Cifras que explican mucho

En un informe anual como el de la Fundación Linux no pueden faltar las cifras, los datos numéricos, las estadísticas. Los números nos ayudan a comprender el tamaño e importancia del universo Linux en el sector tecnológico actual.

Ya en su presentación, el director ejecutivo de la Fundación Linux destaca que en 2020, más de 1’7 millones de personas hayan cursado alguno de los cursos gratuitos que ofrece la fundación. De ellas, más de 40.000 han recibido certificaciones de la fundación para demostrar sus conocimientos.

Y las cifras también nos ayudan a comprender qué hace la Fundación Linux. En sus propias palabras, durante 20 años, han pasado de apoyar solamente el desarrollo del núcleo de Linux a implicarse en otros muchos proyectos relacionados con la nube y la virtualización (19% de su actividad), redes (19%), desarrollo de aplicaciones y web (11%). En cuanto a los sectores industriales beneficiados, destacan la combinación de varios sectores (67%), seguido de las telecomunicaciones (17%) y las finanzas (10%).

Todo esto tiene una traducción en el mundo real. Según la Fundación Linux, el 100% de las supercomputadoras más potentes del mundo corren alguna versión de Linux. En el sector de la automoción, el 60% de automóviles emplean Automotive Grade Linux. Y el 69% de los dispositivos embedded (embebidos o empotrados) emplean Linux. Pero hay más. El 70% de los proveedores de telecomunicaciones emplean ONAP (Open Network Automation Platform). El 100% de nubes públicas usan Kubernetes. Y el 50% de de las principales empresas de blockchain utilizan Hyperledger.

El software libre y la COVID

Decíamos que 2020 pasará a la historia por la pandemia de COVID-19. De aquí surgen muchas historias que contar, y en el universo Linux destacan la multitud de proyectos enfocados a luchar contra la COVID.

Según el informe anual, este año ha destacado el papel de Linux Foundation Public Health (LFPH) para organizar y asesorar a los muchos proyectos, entre los que destacan las distintas aplicaciones móviles que han servido para contabilizar las exposiciones al virus.

Foto: David Ortiz | Hipertextual.

Como resultado, seis países y cuatro estados de Estados Unidos contaron con herramientas en forma de aplicaciones móviles para gestionar mejor la pandemia y evitar la proliferación de infecciones.

Indirectamente relacionado, la Fundación Linux destaca el proyecto Let’s Encrypt, gestionado por el Internet Security Research Group (ISRG). Su papel, ofrecer certificados digitales TLS y cifrado seguro para más de 225 millones de sitios web. Y entre otras páginas web a las que han ofrecido sus soluciones de seguridad se incluyen aquellas creadas para recopilar los datos relacionados con la COVID con seguridad y respetando el anonimato de los usuarios.

El kernel de Linux

En este informe no puede faltar el núcleo de Linux. Con él empezó todo en aquel lejano 1991, cuando un joven Linus Torvalds anunció en un grupo de noticias que estaba programando un sistema operativo inspirado en UNIX y MINIX.

2020 ha sido el año de Linux 5.8, una de las versiones más importantes y que ha contado con la contribución de más de 1.991 colaboradores. Y con la versión 5.9 se alcanzó el commit número un millón. El año termina con el desarrollo de Linux 5.10 en el que trabajan 1.700 personas.

¿Cuánto vale el software de código abierto?

Que el software de código abierto se relacione con el software gratuito no significa que éste no tenga un valor. Detrás hay horas de trabajo. De ahí que el informe de 2020 de la Fundación Linux dé cifras sobre cómo se han valorado los proyectos libres más populares.

El valor total de los proyectos desarrollados bajo el amparo de la Fundación Linux en 2020 ascienden a 7.300 millones de dólares. O en otras unidades de conteo, 87 millones de líneas de código y 700.000 meses de trabajo por persona. De los proyectos destacan ONAP (50% del valor total), seguidos de OpenDaylight (18%), FD.io (17%) y OPNFV (11%).

ONAP (Open Network Automation Platform) es una plataforma de automatización de redes físicas y virtuales. Por su parte, OpenDaylight es, según define Wikipedia, “una plataforma para la creación de redes definidas por software para la supervisión de dispositivos de red abierta y centralizada”. FD.io se autodefine como una navaja suiza de las herramientas de redes. Y, finalmente, OPNFV es una plataforma para trabajar con virtualización de redes.

El cine y el software libre

Proyectos como la Academy Software Foundation son un ejemplo de cómo el software, y el software libre, están presentes en todos los aspectos de nuestra vida, incluyendo el cine. Esta fundación tiene el apoyo de la organización responsable de los Oscars de Hollywood y demuestra la importancia de la tecnología y del software en la ficción audiovisual.

Bajo el amparo de esta fundación, en su informe anual, la Fundación Linux destaca varios proyectos que tienen que ver con software de código abierto creados por grandes de la industria y que hemos podido ver, sin darnos cuenta, en series y películas.

Por ejemplo, OpenVDB es una librería creada por DreamWorks Animation para simular agua o líquidos o crear efectos relacionados con nubes o hielo. Esta tecnología se ha empleado en títulos como Frozen 2, Stranger Things o la segunda parte de Fantastic Beasts.

Por su parte, el software OpenColorIO de Sony e Imageworks se empleó en las dos películas de Spider-Man, Alice in Wonderland o Watchmen. Y OpenEXR, un estándar de imagen HDR, tiene en su haber ser el primer proyecto importante de código abierto creado en un estudio de cine. De este formato se han beneficiado títulos como Frozen 2, la última trilogía de Star Wars o Avengers: End Game.

El mejor ejemplo que resume la implicación del software libre en el cine es Spider-Man: Far From Home, película en la que se emplean las tecnologías open source OpenColorIO, Open Shading Language, OpenCue, OpenVDB y OpenEXR.

Difundir Linux con el aprendizaje

Al principio de este artículo comenté que más de 1’7 millones de personas han realizado algún curso en este 2020 de los que ofrece gratuitamente la Fundación Linux. De ellos, más de 40.000 recibieron un certificado que acredita sus conocimientos.

Más cifras relacionadas. Entre los cursos disponibles, más de 50, 20 de ellos contaban con un mentor o instructor, así como una docena de exámenes de certificación para acreditar que se ha superado el curso. Y la Fundación Linux ofreció 500 becas para realizar cursos y obtener certificados relacionados con software libre.

Mucho por hacer

Tal y como muestra el informe anual de 2020, la Fundación Linux está implicada en decenas de proyectos que abarcan muchas áreas de conocimiento. Servicios financieros, lucha contra el cambio climático, asesoramiento legal, seguridad en el trabajo..

Para terminar este resumen, también hay que destacar el papel de la Fundación Linux en la creación y gestión de estándares, tanto en software como en hardware, un proceso en el que colaboran instituciones y empresas de todo el mundo. Aquí destacan proyectos como Alliance for Open Media, 3MF Consortium para desarrollar un protocolo seguro de impresión 3D o el cada vez más popular RISC-V, un procesador de código libre del que hablaremos mucho en el futuro.

Puedes consultar tú mismo este Informe anual de 2020 de la Fundación Linux descargándolo gratuitamente en formato PDF en inglés.