Si analizamos los porcentajes de pacientes de COVID-19 que requieren ingreso en UCI o que tristemente acaban muriendo, encontraremos una mayor cantidad de hombres. Esto es algo que se ha observado desde los principios de la pandemia. Los hombres con coronavirus tienen mayor probabilidad de enfermar gravemente. ¿Pero por qué?

Inicialmente se pensó que podría deberse a que hay más fumadores que fumadoras. Se sabe que el consumo de tabaco es un claro factor de riesgo, especialmente si el paciente también tiene otras patologías asociadas, como la EPOC. Sin embargo, esta idea se ha ido desechando con el tiempo, pues estas diferencias también se daban en hombres y mujeres que no fuman. Un estudio publicado el pasado mes de mayo aportaba una nueva teoría, basada en la presencia de más receptores para el coronavirus en las células masculinas. Estos actúan como puertas para la entrada del SARS-CoV-2, de modo que una mayor cantidad podría promover una carga viral más alta, con todo lo que eso supone.

Esta teoría se sigue considerando posible. Pero a ella ahora se suma otra, que apunta a las hormonas como responsables de tal diferencia. Es la conclusión de un estudio que se acaba de publicar en Endocrinology & Metabolism, de la mano de un equipo de científicos procedentes de la Universidad de Illinois.

Embarazadas que dieron la voz de alarma

Todo empezó cuando Graziano Pinna, profesor asociado de investigación en psiquiatría de la Universidad de Illinois, observó que muchas embarazadas infectadas no desarrollaban síntomas durante la gestación, pero sí inmediatamente después del parto. De hecho, en algunas la aparición de los signos de la enfermedad era tan abrupta que requería su ingreso en UCI.

Debía haber algo en su organismo que las protegía durante el embarazo, pero desaparecía al dar a luz. Claramente era un asunto de hormonas. Se sabe que tras el parto se produce una caída muy intensa de los niveles de tres de ellas: el estradiol, la progesterona y la alopregnanolona.

Tenía sentido que estas hormonas hubiesen estado protegiendo a las mujeres en las primeras fases de infección, pro sus propiedades antiinflamatorias. Además, se conoce que intervienen en el correcto funcionamiento del sistema inmunitario, promoviendo la síntesis de anticuerpos. Las tres están muy elevadas en embarazadas, sobre todo durante el tercer trimestre, pero también en el resto de mujeres en edad reproductiva.

Por eso, parecía un factor determinante en la diferencia entre mujeres y hombres con coronavirus.

Lo que le falta a los hombres con coronavirus

Además de todo lo anterior, este nuevo estudio descubre que el estradiol, la progesterona y la alopregnolona podrían ayudar en la reparación de las células pulmonares después de la infección. Incluso parecen bloquear los receptores ACE2, esas “puertas” de entrada para el SARS-CoV-2 que se encuentran más presentes en los hombres.

Finalmente, por si todo eso no fuera suficiente, concluyen que es posible que protejan a las mujeres de la aparición de una tormenta de citoquinas. Esta es una reacción desmesurada del sistema inmunitario, que se encuentra detrás de algunos de los casos graves o fatales, incluso en pacientes jóvenes sin patologías previas. Y, efectivamente, es una reacción más común en hombres con coronavirus.

Son muchos los motivos por los que las hormonas podrían ser ese factor protector misterioso. Ante estos resultados, los autores del estudio han iniciado ensayos clínicos para comprobar si el tratamiento con estradiol o progesterona podría proteger de las formas graves de COVID-19 a hombres y mujeres postmenopáusicas. Es pronto para saberlo; pero, de ser así, podría ser un tratamiento clave para evitar muchas muertes.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.