El Apple Car, como comúnmente se le conoce al coche eléctrico y autónomo de Apple, entraría en producción durante 2024, según informa Reuters. Las fuentes del citado medio explican, además, que los de Cupertino usarían su propia tecnología avanzada de baterías, logrando así tener independencia de un componente clave en la movilidad eléctrica.

Curiosamente, en las últimas semanas ya habían surgido reportes sobre el estado actual de Project Titan, nombre con el que supuestamente Apple se refiere a su propuesta de conducción autónoma. La fuente recapitula los sucesos por los que ha atravesado el proyecto, incluyendo el regreso de Doug Field en 2018. El ingeniero abandonó las filas de Tesla para volver a Apple y tomar el liderazgo del desarrollo del vehículo.

"Apple ha progresado lo suficiente como para que ahora tenga como objetivo producir un vehículo para los consumidores", mencionaron las fuentes a Reuters. Lo más interesante es que la intención de Apple sería ofrecer un coche para las masas, lo cual les daría la posibilidad plantar cara a múltiples fabricantes que, por el momento, todavía se encuentran viviendo una transición hacia la era 100% electrificada.

El vehículo eléctrico de Apple tendría, entre sus diversas novedades, una tecnología de baterías propietaria capaz de reducir el costo habitual de dicho componente. Usarían un diseño de monocelda, mismo que permite aumentar el volumen de las celdas y al mismo tiempo liberar espacio en el paquete de baterías. Esto les permitiría ofrecer un coche con una autonomía bastante atractiva. Adicionalmente, sería una batería de fosfato de hierro y litio, la cual es menos propensa a sufrir sobrecalentamiento.

Apple y el reto de producir un coche

Ahora bien, Apple deberá enfrentar un reto totalmente nuevo: producir un coche eléctrico en masa. La compañía de California ya tiene experiencia de sobra en la producción de dispositivos como ordenadores, smartphones y tablets, entre otros. Sin embargo, fabricar coches es un desafío completamente distinto. Reuters toma el ejemplo de Tesla, que pese a ser una automotriz, se tardó 17 años en convertirse en una empresa rentable.

Pero Apple posee una ventaja crucial que muchas otras automotrices no tienen: dinero de sobra. "Si hay una empresa en el planeta que tiene los recursos para hacer eso, probablemente sea Apple. Pero al mismo tiempo, no es un teléfono celular", dijo una persona que, de acuerdo a Reuters, participó en el desarrollo de Project Titan. Por el momento, eso sí, no hay información sobre quién sería el socio responsable de la producción del coche eléctrico.

Lo que las fuentes tienen claro es que Apple podría apoyarse en otros fabricantes para obtener el sensor LiDAR, la tecnología que permite hacer un reconocimiento tridimensional del entorno y cuyo papel es fundamental para la conducción autónoma. No obstante, Apple también podría aprovechar los sensores fabricados de manera interna, y que actualmente ya encontramos en equipos como los iPhone 12 Pro y el iPad Pro de segunda generación.

"Como la primera vez que viste el iPhone"

Si bien la mira de Apple está enfocada en 2024, no se descarta que la pandemia de la COVID-19 haya provocado cambios en el calendario de la compañía. Por consiguiente, es posible que la producción se atrase hasta 2025 e incluso años posteriores. "Es el siguiente nivel. Como la primera vez que viste el iPhone", concluyó la fuente sobre el vehículo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.