Apple ha respondido a las acusaciones hechas por Facebook en relación a los cambios de privacidad que harán en iOS y iPadOS, el sistema operativo del iPhone y del iPad.

A partir de inicios de 2021, Apple obligará a las apps a pedir permiso expreso a los usuarios cuando quieran recoger datos para ser rastreados. El objetivo es dar mayor control sobre qué información se ceden a terceros.

La medida es una respuesta al hecho que empresas como Google, Amazon, pero en especial Facebook, rastrean de sus usuarios para crear modelos sumamente detallados de sus preferencias y su forma de comportarse. Estos son usados para dirigir publicidad sumamente específica, por lo tanto más efectiva, lo cual significa que puede cobrarse más cara.

El rastreo también está diseñado para hacer cada vez más sofisticado sus algoritmos y mostrar información que puede ser más relevante o más atrayente al usuario. De esa forma intentan que se queden más tiempo usando sus apps. Sea Facebook o Instagram.

La respuesta de Apple

Ante las acusaciones hechas por Facebook por medio de una publicidad a página completa que ha aparecido hoy en el New York Times, el Washington Post, y el Wall Street Journal, Apple ha enviado un comunicado con su respuesta oficial:

“Creemos que se trata de una simple cuestión de defender a nuestros usuarios. Los usuarios deben saber cuándo se recopilan y comparten sus datos con otras aplicaciones y sitios web, y deberían tener la opción de permitirlo o no. La transparencia en el rastreo por parte de las apps en iOS 14 no requiere que Facebook cambie su enfoque para rastrear a los usuarios y crear publicidad dirigida, simplemente requiere que les den a los usuarios la capacidad de elegir."

Facebook: la nueva tabacalera

Facebook asegura que pedir permiso expreso al usuario para ser rastreado tendrá un impacto negativo en su negocio publicitario, puesto que muchos optarán por no ceder sus datos.

Es un comportamiento similar a las grandes multinacionales tabacalera. Entendiendo el daño inmenso que sus productos causan en la sociedad, usan lenguaje ambiguo para justificar prácticas. De paso aceptan que el usuario no quiere ser rastreado, pero no importa, porque su modelo de negocio se basa en espiarlos y perfirlarlos.

Ceder datos para modelar el comportamiento de una red social no es malo por sí mismo. La absoluta invasión que hace Facebook a sus usuarios, por medio de un análisis ultra granular, exhaustivo y sumamente sofisticado, con el objetivo de crear adicción a la red social, .