Westworld a día de hoy es una utopía de la ciencia ficción. Los parques temáticos de Disney siempre han sido un ejemplo del buen uso de la tecnología al servicio de la diversión, en especial después de que la compañía creara en 1967 la hasta entonces atracción más asombrosa que involucrara tecnología de animatronics e inteligencia artificial: Piratas del Caribe, en toda su gloria ufana y un poco torpe, se convirtieron durante los primeros años de la década de los ’70 en toda una demostración de lo que podía hacerse con los recursos adecuados e ilimitados recursos para la investigación técnica.

Ahora, los científicos de Disney Research están mejorando sus descubrimientos de los últimos cuarenta años para llevar todos sus descubrimientos a un nuevo nivel. Hace unos días, la compañía difundió un intrigante video de exhibición de su nuevo robot Audio-Animatronic, una pieza sin piel y sin labios que busca replicar los matices y la emoción de una mirada humana. En otras palabras, los laboratorios de Disney están enfocando todo su interés y esfuerzo, en crear una percepción nueva sobre la forma en que sus conocidos animatronics, pueden reaccionar e interactuar con el público.

El breve recorrido por las investigaciones de Disney Research describe la evolución de un sistema de próxima generación para brindar una mirada realista en las interacciones humano-robot, por completo distintas a las muy rudimentarias que habían sido parte de la mayor parte de las atracciones hasta ahora. En las cortas imágenes que ofrece el video de promoción puede verse un busto animatrónico humanoide, que intenta imitar las expresiones del científico sentado a unos metros frente a él. Y aunque el busto carece por ahora de piel y labios, es notorio el avance en la capacidad del mecanismo para expresar una mayor vitalidad y expresividad, lo que podría convertir a las próximas atracciones por venir en una asombrosa combinación de funcionalidad y algo semejante, a una más que aceptable imitación del comportamiento humano.

Según explica el vídeo difundido por Disney, el futuro animatronic podría permitir el seguimiento óptico, movimientos físicos y toda una serie de funciones que imitan el comportamiento de una criatura viva. El robot creado y patentado por la compañía, también sería capaz de reaccionar a los estímulos externos manteniendo contacto visual con un sujeto dinámico, a la vez de mantener por más de un minuto toda una serie de movimientos que incluirían parpadeos, la sincronización en la mirada de ambos ojos e incluso, lo que parece sugerir un espacio de concentración que permita imitar la inmovilidad de un hombre o una mujer que escucha a otro.

Todavía sin fecha para ser incluido en sus parques, el proyecto despertó el interés y ya hay toda una discusión sobre las posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos de la nueva generación de animatronics.