El universo del cómic es fascinante. Su formato, su sencillez, pero también su complejidad, han atraído a un gran público desde siempre. Hoy en día cuentan con una gran reputación, con títulos para casi todos los gustos, con un contenido artístico, tanto plástico como narrativo. Son características que le han valido para ser nombrados como el noveno arte. Por otro lado, han sido la base fundacional de los superhéroes que dominan la cultura popular en la actualidad.

Se estima que los primeros cómics aparecieron en el siglo 18 en Japón. Su larga travesía a la época moderna ha sorteado toda clase de momentos. Hoy en día representa no solo una enorme influencia en la cultura, sino en el mercado. Tan solo en Japón el mercado del manga alcanza ventas anuales de 1,9 mil millones de mangas. En Estados Unidos, país en el que se popularizó en occidente los cómics como lo conocemos, el mercado también ha reportado ventas millonarias (1.090 millones de cómics vendidos en 2016).

En cada país su tradición en los cómics varía. En gran parte por la distribución y traducción de los cómics estadounidenses. Así como por sus propios autores que aportan historias y títulos que forman y forjan generaciones enteras en dichos países.

Sin embargo, de alguna forma los superhéroes más conocidos y las casas editoriales más poderosas y famosas de la industria del cómic delimitan características en todo el noveno arte. Es por eso que aquí repasaremos estas edades o épocas en las que se divide la historia del cómic. En ellas podemos distinguir el auge, las cúspides pero también los grandes tropiezos de este universo.

Edad de Oro del cómic (1938-1956)

Aunque hay títulos que aparecieron mucho antes de 1938, incluso se identifica The Adventures of Mr. Obadiah Oldbuck como la primera publicación de cómic en Estados Unidos, ocurrida en 1842. La Edad de Oro del cómic se ha establecido en 1938, el año de aparición de Superman, personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster.

Se le considera Edad de Oro porque en ella surge no solo el personaje arquetípico del superhéroe. Igualmente surgieron muchos de los superhéroes que permanecen hasta nuestros días: Batman, Robin, Wonder Woman, Flash, Linterna Verde, Aquaman, Capitán América y muchos más superhéroes icónicos.

Por otro lado, las casas editoras como Detective Comics (posteriormente DC Comics) y Timely Comics (Marvel Comics) comenzaron a ganar fuerza y renombre. El éxito de las publicaciones fue notable, ya que respondía a la tensa angustia generacional de la guerra y la postguerra. En este mismo sentido, gran parte de los enemigos eran personajes reales, como Hitler, por ejemplo.

Pero como siempre hay personas que piensan en los niños, se sometió a los cómics a un exhaustivo escrutinio por la supuesta influencia de violencia que ejercía sobre la juventud. Fue entonces que se creó la Comics Code Authority en 1954, la cual reguló el contenido de las publicaciones. Esto daría pie a que las editoriales cambiaran sus narrativas y dieran paso a otras historias y personajes.

El fin de la Edad de Oro y el inicio de la Edad de Plata se ubica en 1956. Más que otra cosa porque DC comenzó a relanzar a sus superhéroes, dotándolos de otras características. El primero, Flash, que marca el inicio de una nueva etapa de los cómics.

Edad de Plata (1956-1970)

La Edad de Plata está delimitada, como decíamos, por el relanzamiento de Flash. Una estrategia que tuvo a bien realizar DC Comics a fin de revivir a sus superhéroes. Con nuevas encarnaciones de sus personajes logró que nuevas generaciones se interesaran en las publicaciones.

El éxito de Flash de la edad de plata demostró ser lo suficientemente popular como para que otros héroes de la Edad de Oro revivieran en nuevas publicaciones —como Linterna Verde—. También se creó el equipo de superhéroes, la Liga de la Justicia, con Flash como principal miembro fundador. Una agrupación que, como sabemos, sigue vigente hasta nuestros días.

Asimismo, a las casas editoras se unieron escritores y dibujantes que con el paso del tiempo se convirtieron en todas unas leyendas: Stan Lee, Gardner Fox, John Broome, Robert Kanigher. Artistas gráficos como Curt Swan, Jack Kirby, Gil Kane, Steve Ditko, Mike Sekowsky, Gene Colan, Carmine Infantino, John Buscema y John Romita, Sr.

Edad de Bronce (1970-1984)

Se dice que no hay un evento único que marca la Edad de Bronce de los cómics, sino varios. Uno de ellos es la publicación de Linterna Verde, en abril de 1970, en donde se agregó a Flecha Verde como personaje principal. Otro es la salida de Jack Kirby de Marvel Comics, un evento que ponía fin a la importantísima asociación creativa que sin duda marcó la Edad de Plata: la que mantenía con el mítico Stan Lee.

También se señala como parte del inicio de la Edad de Bronce que Mort Weisinger, el editor a largo plazo de varios títulos de Superman, se retiró para ser reemplazado por Julius Schwartz. Este último le daría otro carácter a Superman, limitando su poder hasta entonces infinito. El cambio de narrativas también se extendió a otros personajes, muchos de ellos abordaron temas como el racismo, el uso de drogas, la pobreza.

Además de lo anterior, debe considerarse que la carrera de muchos escritores y artistas gráficos veteranos de la época llegó a su fin. Entonces fueron sustituidos por una generación más joven de creativos, así como directivos que se centraron en otros géneros como el terror y la fantasía. También en otras temáticas más profundas y acordes a la época.

Edad Moderna del cómic (1984-a la actualidad)

Marvel

En esta edad también hay discrepancias para definirla. Algunos autores sugieren que la Edad de Bronce aún no termina, mientras que otros insisten en que la Edad de Bronce terminó cuando DC terminó de publicar Crisis de Tierras Infinitas en 1986, la cual marcó un antes y un después en esta casa editora.

Por otro lado, los que sostienen que hay una Edad Moderna mencionan que una característica de esta edad fue la aparición de personajes psicológicamente más complejos y tramas intrincadas. Así como el encumbramiento de personajes antihéroes como: Elektra, Punisher y Wolverine, personajes que están muy alejados del arquetípico superhéroe intachable, impecable, perfecto y con poderes ilimitados.

A esta edad también se le nombra como la Edad Oscura del Cómic, pues se han publicado obras con narrativas e historias de gran profundidad narrativa y cuidado artístico. Tales como Batman: The Dark Knight Returns y Watchmen. Por otro lado, mientras las casas editoras han alcanzado gran popularidad, las editoriales independientes se han distinguido también por su calidad y sus historias alejadas del mainstreaim.

De cualquier forma, en la edad que nos encontremos, el universo de los cómics nos espera con títulos para todos los gustos. Con grandes historias de autores sorprendentes. Y, claro, por lo pronto sigue dominando su influencia en la cultura popular con la extensión de su influencia a la industria cinematográfica.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.