Ayer fue el lanzamiento de la consola de nueva generación de Microsoft, la Xbox Series X, y como suele ser habitual, hay algunos usuarios reportando problemas -reales- que se están encontrando con sus consolas. También se está viralizado ciertos vídeos de Xbox Series X, literalmente echando humo, con usuarios apuntando a que han salido ardiendo, pese a que nuestra reseña ya mencionamos que la consola es especialmente fresca y silenciosa.

Como suele ser habitual cuando se viraliza un vídeo de este tipo, muchos usuarios empiezan a investigar la realidad de su contenido, y lo cierto es que si una mira el vídeo con detenimiento, verá como el humo que saca la consola, además de ser abundante, es fino y denso, algo muy característicos de un humo muy particular:

Y no, las Xbox Series X no se están incendiando por todo internet. Es más, no es más que una broma de varios usuarios que, aprovechando el formfactor de la consola y el sistema de ventilización, están simulando que la consola está ardiendo utilizando vapeadores, que son los dipositivos que sacan ese humo tan particular.

El truco consiste en poner la consola justo en reposo -que mantiene la ventilación activa durante un pequeño espacio de tiempo- y a la vez soplar humo con un vapeador, haciendo que el LED de la misma esté apagado, simulando que se ha desactivado de forma abrupta, y la vez, simulando un incendio cuando el vapor del vapeador sale a través de la rejilla superior de ventilación. Aquí se puede ver como se simula ese efecto:

No sabemos si en el futuro las consolas de nueva generación van a tener problemas de sobrecalentamiento o altas temperaturas, de momento, y salvo casos muy particulares, son consolas muy frescas que tienen poquísimas probabilidades de que se incendien a no ser que se de un fallo particular, como todo aparato eléctrico, por otro lado.

El humo del vapeador es vapor de agua condensado con otras sustancias, por lo que te recomendamos que si tienes una Xbox Series X no hagas eso a tu consola, ahí es cuando podría darse un problema real debido a la humedad contenida en ese vapor, que puede dar al traste con los componentes eléctricos de cualquier aparato de este tipo.